Woodstock: tres días para la historia.

Por: Carlos Ferráez, estudiante de comunicación


A 45 años del emblemático festival que marcó un parteaguas en la historia y la industria de la música, recordamos a la generación de jóvenes; músicos y espectadores, que se dieron cita aquel 15 de Agosto de 1969 en White Lake, Nueva York.

La realidad social y política que se vivía en Estados Unidos en la década de los 60’s con la guerra de Vietnam, la liberación femenina y otros eventos importantes, forjó en la gente joven una mentalidad abierta y en constante búsqueda de cambio social. Esta generación dio a luz y vio crecer a importantes artistas  del ámbito musical, muchos de los cuales se consagraron y se inmortalizaron durante las 72 horas de baile, ritmos diversos y excesos que caracterizaron a este evento. Nombres que son ahora perpetuos referentes de los más altos niveles alcanzables en el mundo del espectáculo como Jimmy Hendrix, Carlos Santana, Joan Baez, Janis Joplin, The Who, entre muchos otros, lograron envolver a este festival de música en un ambiente de misticismo y gloria.


En realidad, el evento fue una oda a la desorganización. Los productores del evento declararon que esperaban tener 50,000 asistentes. Cifra que se quedó muy corta ya que dos días antes del festival varios cientos de miles de personas esperaban a que este iniciara en las zonas circundantes. Se calcula que en total asistieron alrededor de 500,000 personas, aunque no hay datos oficiales. Al ver tal afluencia de gente y temiendo una catástrofe multitudinaria, los organizadores decidieron dar acceso libre a todos los presentes. Durante la celebración se registraron dos nacimientos y tres muertes, los productores recibieron más de 80 demandas al término del festival y terminaron con deudas que rebasaban el millón de dólares. Sin embargo, esos tres días pasaron a la historia como un instante de unión, amor, paz y cambio social.



Se intentó volver a hacer el festival pero sus ediciones posteriores no tuvieron éxito. Esto perpetuó la primera edición como una leyenda llena de casualidades que se volvieron símbolos para una generación. Casi medio siglo después el recuerdo sigue provocando suspiros nostálgicos a asistentes y amantes de la música en general.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.