Una problemática de todos, los asentamientos informales.



Los asentamientos informales es una problemática propia de Latinoamérica, en donde la brecha de desigualdad social se hace cada vez más grande debido a la falta de oportunidades que existen en los países latinoamericanos.

Imagen obtenida de https://www.emaze.com/@AITFOZCW/LA-VIVIENDA-INFORMAL

Por María José Serrano / mjserranoblog.com / @serranomajoo

Los asentamientos informales, también llamados asentamientos irregulares, son lugares fuera del margen de las normas del ordenamiento territorial donde la gente se establece. Es decir, son personas que construyeron sus casas en alguna zona urbana que no es habitacional y posee suelos irregulares. Este es un fenómeno que se origina a partir de la desigualdad social, la migración del campo a la ciudad, la falta de servicios básicos en las zonas rurales, la necesidad económica y la falta de trabajo.

La Organización de las Naciones Unidas define a los asentamientos informales como “un grupo de más de 10 viviendas en terrenos públicos o privados, construidos sin permiso del dueño, sin ninguna formalidad legal y sin cumplir con las leyes de planificación urbana”

La página oficial de TECHO, organización latinoamericana que busca combatir la pobreza, indica que no existe un número exacto de cuántos asentamientos informales radican en Latinoamérica; por lo tanto, es un gran reto localizar a todas esas personas que viven en situación de vulnerabilidad y poder atender esta problemática con soluciones viables.

Según la Secretaría de Desarrollo Social, SEDESOL, una de las principales causas en la formación de asentamientos informales en México, es la rápida expansión territorial y el crecimiento exponencial no planeado de las ciudades, que se caracteriza por ser un crecimiento desordenado.

Pablo Cruz afuera de su casa. Comunidad San Cristóbal, Xochimilco.

En México existen 55 millones de personas que viven en situación de pobreza, y es común pensar que ellos viven en los estados más pobres del país como Guerrero, Oaxaca o Chipas. Pero no, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), se estima que el 68.6% de las personas que viven en situación de pobreza viven en las ciudades, o sea 7 de cada 10 personas radican en los asentamientos informales mencionados anteriormente, es decir, alrededor de 38 millones de personas.

En la Ciudad de México, 34.4% de los habitantes viven en situación de pobreza, de los cuales el 4.3% se encuentra en condiciones de pobreza extrema, esto es que sus ingresos no son suficientes para cubrir las necesidades de alimentación y vivienda. Según investigaciones de la UNAM, existen 867 asentamientos informales dentro de la CDMX, de los cuales el mayor porcentaje se encuentra en las delegaciones de Xochimilco e Iztapalapa.

Luna de tres años, vive en la comunidad de La Nopalera,
Xochimilco. Una zona de asentamientos informales.
Las casas que se localizan en los asentamientos informales, son autoconstruidas por los mismos habitantes y están hechas de materiales de deshecho, madera y en ocasiones, tabique. Lo que hace que las condiciones que vida de las personas sean precarias y no dignas. La SEDESOL declara que las principales carencias detectadas en los asentamientos informales son, precisamente, los materiales de los que están hechas las viviendas. También la falta de espacio y el hacinamiento son unos de los más graves problemas que se presentan, ya que hay muchas personas viviendo juntas, en cuartos muy pequeños.

Otro de los servicios de los que carecen las personas que viven en asentamientos informales es la luz. Generalmente no hay quién les suministre la energía eléctrica por lo que los vecinos obtienen la corriente de formas ilegales. Tampoco tienen suministro de agua y drenaje, y los habitantes recurren a pipas o tomas de agua. El drenaje lo solucionan con letrinas, hoyos en la tierra o fosas sépticas, lo que hace que sus condiciones de vida sean antihigiénicas.

Los asentamientos informales es una problemática urgente que atender. Cada vez se hace más notoria la división entre las clases socioeconómicas y esto provoca que incremente el número de asentamientos en México y en Latinoamérica.

La sociedad está acostumbrada a ignorar la condición en la que viven millones de personas a pesar de que vivan sin derechos y con un sin fin de injusticias. Sin embargo, la pobreza es una problemática de la que todos debemos ser responsables y portavoces.

Todos somos iguales y por lo tanto debemos de tener los mismos derechos, tales como accesos a los servicios básicos, derecho a las instituciones de salud, a la educación y a las mismas oportunidades laborales. Pero esa realidad no existe; miles de personas carecen de estas oportunidades, de estos servicios y de estos derechos a pesar de estar viviendo en el mismo territorio que todos los demás.


Se deben de escuchar a las personas que viven en estos lugares y sobretodo generar políticas públicas para atender sus necesidades y poder erradicar esta problemática. Debemos de trabajar todos juntos y luchar por las injusticias, no hay que dejar pasar este problema, luchemos por el bienestar de nuestra gente.

La casa de Genaro y Fabiola está hecha de cortinas y cartón.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.