Obama y Trump: Pasado y presente de las deportaciones masivas


Mientras que el ex presidente Barack Obama (2009-2017) es el mandatario que más mexicanos ha deportado: casi 3 millones. El actual presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump (2017-2020), prepara un plan masivo sin precedentes para todos los bad hombres de Norteamérica.

Por Jesus Eduardo Romero Torres
Alumno de Prácticum I

Desde el día 20 de enero que Donald Trump tomó posesión como el presidente no. 45 de los Estados Unidos de América, se comprometió a deportar de inmediato a millones de migrantes mexicanos sin papeles que viven de manera ilegal en ese país. Aún no se sabe la cantidad exacta ni tampoco los intervalos de tiempo. Sin embargo, lo que sí se puede analizar son los resultados que la administración de Obama obtuvo en la materia.

De acuerdo con Rubén Aguilar Valenzuela, Doctor en Ciencias Sociales y profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana, Obama “es el presidente que más mexicanos ha deportado. Expulsó a tres millones de migrantes. De esos, 2 millones 833,849 fueron mexicanos. Todavía no se conoce cuál es el número de los mismos que el gobierno de Trump quiere sacar anualmente”. 

Información obtenida de la Secretaria de Gobernación (SEGOB) detalla que el número de deportaciones durante el primer periodo de gobierno de Barack Obama (2009-2012) fueron los siguientes: 2009, 601,356; 2010, 469,268; 2011, 405,457 y 2012, 369,492. En total 1 millón 845,573. En el segundo periodo (2013-2016) las cifras de deportados se dieron de la siguiente manera: 2013, 332,865; 2014, 243,196; 2015, 207,398 y 2016, 204,817. Dando un total de 988,276 inmigrantes mexicanos deportados. 

Según un estudio realizado por el Centro de Investigaciones Pew “Actualmente, Estados Unidos ha registrado el flujo de migrantes mexicanos más bajo en 15 años”. Sin embargo, aún con estas cifras el magnate republicano, Donald Trump, continúa manifestando una marcada hostilidad contra los mexicanos, a quienes ha tachado de "violadores y criminales".


“La campaña contra criminales ilegales es meramente un mantenimiento de mi promesa de campaña. Miembros de bandas, traficantes de drogas y otros están siendo deportados”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter, en relación a los operativos que la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) ha estado realizando en los último días en lugares como Atlanta, Chicago, Nueva York, Los Ángeles, Carolina del Norte y Carolina del Sur.

Sin embargo, “de los 11 mil 328 mexicanos deportados por EU en febrero, sólo el 6.4% de los casos se trató de personas acusadas por crímenes como tráfico de drogas, secuestro, violencia o posesión de armas. Dentro de ese 6.4%, también se incluyeron casos de violencia doméstica”, concluyeron las autoridades migratorias mexicanas a través de una base de datos que han realizado sobre cada uno de los deportados.  

Ante los sucesos acontecidos, el investigador Carlos Heredia, miembro del Consejo Consultivo del Instituto de México en el Centro Woodrow Wilson de Washington y miembro desde hace una década del Comité Internacional de la Cumbre de Migrantes de América Latina y el Caribe calificó que: "Los hechos muestran que Trump no guía sus pasos por la evidencia, ni por la información verificada, ni por el análisis, sino por su ego. Su objetivo será hacer realidad sus promesas a sus votantes, para salvar su popularidad".


De acuerdo con la agencia de noticias Spútnik, Heredia reveló que la Casa Blanca ha implementado una “política de acoso” a través de la conformación de un equipo de Seguridad Interior (Homeland Security), liderado por Julie Kirchner, ex directora ejecutiva de la Federación para la Reforma de la Inmigración de EEUU (FAIR, en inglés), fundada por el líder nacionalista blanco John Tanton.

Kirchner juró que haría realidad lo que el propio gobernador republicano de Massachusetts y precandidato presidencial, Mitt Rodney definió como la estrategia de autodeportación, la cual consiste en "hacerle la vida [tan] imposible a los migrantes, para obligarlos a que ellos mismos decidan irse de EEUU. Ese plan se ha puesto en marcha sin hacerse cargo de la realidad de la conducta estadounidense cotidiana ante la migración, que se aprovecha de los migrantes para los trabajos sucios mal remunerados", apuntó Heredia.

Para el periodista Ricardo Alemán, auor de la columna “Itinerario Político” en el periódico El Universal: “Lo que no saben muchos funcionarios del gobierno federal [mexicano] y casi ningún político es que, técnicamente, resulta imposible que el gobierno de Estados Unidos deporte a más mexicanos de los que a diario, semanal, mensual y hasta de manera anual deporta hoy a México”. 


De acuerdo con Alemán, “tanto el gobierno federal de Estados Unidos, como los gobiernos estatales, carecen de infraestructura legal, logística y policiaca para deportar a un mayor número de mexicanos que los deportados por el gobierno de Obama en los últimos ochos años. Y en el supuesto de que Trump emitiera un decreto ejecutivo que diera pie a una deportación masiva de mexicanos, las instancias respectivas no tendrían suficientes policías, patrullas, cárceles, baños, jueces y espacios para retener a los ilegales”.  

Actualmente, sólo existen tres vías legales para llevar a cabo el masivo proceso que Trump pretende llevar a cabo. Estas son:   

1.    Salida voluntaria: En donde, en caso de ser el primer ingreso indocumentado y no tener antecedentes penales graves, la persona puede optar por salida o repatriación voluntaria. En este caso, el sujeto en cuestión es enviado en un avión hacia Texas o California para ser recibido en alguno de los 11 puntos de repatriación. Este proceso no es inmediato. Actualmente existen miles de personas esperando ser repatriadas por esta vía. 

2.    Llevar el caso a la Corte: En este caso, se expresa que después de pasar un mínimo de 10 años viviendo en Estados Unidos, no contar con antecedentes penales y tener hijos nacidos en suelo estadounidense, la persona podrá llevar su caso a la Corte de migración, en donde un juez decidirá si deportarla o no. 

3. Proceso de remoción de antecedentes penales: Este punto gira en torno a la gravedad de los antecedentes penales del sujeto, en el cual la persona no puede optar por salida voluntaria, teniendo que esperar a que un juez decida sobre su caso.


Desde este punto de vista, la segunda y la tercera de las posibilidades citadas arriba representan un gran obstáculo para Trump debido a que en todo Estados Unidos de América existen solamente 222 jueces migratorios, y 431,468 casos pendientes que esperan ser resueltos, señaló Dana Leigh Marks, presidenta de la Asociación Nacional de Jueces Migratorios.

Prácticamente, si Trump ordenara una deportación masiva de mexicanos indocumentados, el sistema migratorio norteamericano caería en cuestión de horas. De acuerdo con datos de la Unidad de Política Migratoria: “Las estadísticas no han reflejado un aumento en las deportaciones de mexicanos. Incluso, tras el triunfo electoral del magnate en noviembre, las repatriaciones han caído en un 22%”.

A pesar de ello, los migrantes mexicanos han tomado precauciones ante las políticas tomadas por el gobierno de Trump. Algunas son: transferencia de sus ahorros a cuentas bancarias mexicanas, el trámite de la nacionalidad mexicana para sus hijos con el fin de evitar una posible separación familiar en caso de deportación, y la venta de sus propiedades.  

Algunas de las recomendaciones que el Centro de Información y Asistencia a Mexicanos (CIAM), de la Secretaria de Relaciones Exteriores ha transmitido a la comunidad de inmigrantes mexicanos, en caso de ser detenidos por un agente migratorio del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, en inglés) son: llamar al consulado mexicano más cercano, comunicarte con un abogado, no firmar nada, solicitar un intérprete y no mentir ni entregar documentos falsos.


La activista duranguense Leonor Sánchez, que está al frente de la Casa Durango Dallas, una asociación que funge como puente de comunicación entre los migrantes duranguenses y México, señaló “la mejor arma contra Trump es mantenerse informado” de los derechos de los migrantes, y estar atento a las decisiones que tome el mandatario estadounidense.

Fuentes:
http://www.animalpolitico.com/blogueros-lo-que-quiso-decir/2017/01/24/los-deportados-obama-trump/

http://www.milenio.com/firmas/ricardo_aleman/donald_trump-deportaciones-masivas_18_894090642.html

http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/01/31/1143387

http://www.animalpolitico.com/2017/02/trump-mexicanos-deportados/

https://mundo.sputniknews.com/politica/201701261066506250-eeuu-america-latina-politica/

http://www.animalpolitico.com/2017/02/migrantes-mexicanos-deportaciones-trump/

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/04/150224_eeuu_corte_migratoria_visita_hispanos_tsb

http://www.politicamigratoria.gob.mx/es_mx/SEGOB/V_Repatriacion_de_mexicanos_de_EUA

http://casadurangodallas.org/

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.