Un talento inesperado

Prácticum 1

Con un poco más de cuatro años entrenando, María es una gimnasta de alto rendimiento con una carrera prometedora, la cual ha participado en competencias regionales y nacionales, poniéndose al nivel de niñas de todas las partes de la República. Ganadora del Primer Lugar Regional 2016, Campeona Absoluta Nivel 5B y con otros grandes reconocimientos, ha puesto en alto el nombre de su gimnasio y el de María Rangel López.

Foto por: Competencia Gimnasia Regional 2016

María, proviene de una familia unida, amorosa, divertida y enfocada a inculcar los valores necesarios para llegar lejos, pero sobre todo para ser personas íntegras. Tomando muy fuerte como base a Dios, es como ésta familia ha podido salir adelante y mantenerse de pie en momentos de desequilibrio. Sus padres, Sergio Rangel y Thalia López, personas entregadas a lo que hacen y aman hacer, sin embargo tienen una cualidad con que pocos cuentan; no descuidan a sus hijos, tanto a María como al pequeño Samuel, de cinco años que también experimenta el hecho de tener una hermana tan dedicada y disciplinada, como un gran ejemplo para él.

“Me gusta ver a la ventana porque me da mucho sueño y no me puedo dormir.”

La gimnasia llegó a su vida después de que sus padres notaran las habilidades que tenia para darse piruetas sin que nadie le hubiera enseñado, con tan sólo tres años de edad.

Mi papá le regalo un colchón para que se diera vueltas, María siempre jugaba a que estaba en una competencia y que era la ganadora, vimos que tenia habilidades porque nadie le enseño, solita lo fue sacando.” Fue lo que su mamá, Thalia dijo.


Foto por: Competencia Gimnasia Regional 2016


Paulete Gimnasia Olímpica, es el gimnasio donde ha entrenado desde que empezó a experimentar en este deporte, un lugar en el que exigen y demandan tiempo, dedicación y compromiso. Como en cualquier experiencia nueva, se viven sentimientos que a veces son difíciles de expresar. En el primer día de gimnasia de María hubo miedo, ya que era algo desconocido, no conocía a nadie, sin embargo la curiosidad existía y las ganas de probar algo nuevo.

“Al principio me sentí muy contenta al empezar con la gimnasia,  había veces que no quería ir porque me aburría.”

Así como en cualquier aspecto de la vida, existe el ganar y el perder y María en ese aspecto siempre ha sido muy madura, le gusta ganar como a todos, y vaya que lo ha hecho, no obstante cuando pierde sabe que fue porque falló en algo, está consciente de que debe mejorar y busca hacerlo. Me causó mucha ternura que al preguntarle qué sentía cuando perdía tan sólo dijera “Me da un ataque de risa”. Es una forma tan peculiar de asimilar un fracaso y sobre todo una muestra de saber perder.

No existe la menor duda que lo necesario para continuar y resistir en este tipo de deportes es la disciplina, una característica que predomina en la forma de ser de María, sin embargo, han existido momentos en su trayecto como gimnasta que han habido conflictos.

“Hubo una vez que ella ya no quería, paso por un momento de crisis, pero ahí si la obligamos a que terminara el ciclo de competencias y de nivel. Después ella ya decidió si continuaba. Se salió 6 meses y después regresó, por voluntad propia ella solita dijo que ya quería regresar.”

Tras ver la libertad que su hermano tenía de salir a jugar, mientras ella se quedaba en casa haciendo tarea para poder ir a entrenar, después de ver que en ocasiones no podía ir a fiestas de amigas y tener una vida de una niña de nueve años, decidió tomarse un descanso para poder disfrutar de su niñez, el que duró solamente seis meses puesto que María se percató que a pesar del sacrificio que pudiera existir, su pasión era la gimnasia y valía la pena dejar a un lado ciertas cosas de su vida.

Se ha vuelto en una niña que no es conformista, siempre lucha en ser la mejor en todo, no le afecta y no es lo mejor pero siempre trae ese instinto de estar compitiendo. Lo único es cuando está en la competencia si se transforma totalmente, se le quita lo tímida pero no lo ha aplicado a la vida, sigue siendo muy introvertida, sin embargo, poco a poco la gimnasia le ha ayudado a socializar y a desenvolverse más.”

Foto por: Competencia Gimnasia Regional 2016


A pesar del nivel de compromiso que hay por su parte, María nunca ha descuidado los diferentes aspectos de su vida como la escuela y sus amigas, por el hecho de entrenar e ir a competencias, esto no quiere decir que sea fácil, pero es parte de ser un atleta de alto nivel. Es una niña estudiosa y divertida que aprovecha cualquier momento para salir a jugar con sus amigas.


El futuro de María como gimnasta es incierto, a pesar de esto ya esta en los ojos del Comité Olímpico para ser la próxima representante en gimnasia por parte de México. Con tan sólo diez años de edad se ve que le espera una excelente carrera, no sólo por la elegancia de su técnica ni por las medallas obtenidas si no por todas las aptitudes natas e innatas que tiene como persona.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.