El Papa Francisco en Cuba











Por: Mariely Moctezuma
Practicum 1

El papa Francisco realiza la tercera visita de un Pontífice a la Isla, sus antecesores el papa Juan Pablo II, y Benedicto XVI, ya pisaron suelo cubano. El papa llegó la tarde del sábado a Cuba, su primera etapa de una gira de diez días que le llevará a los Estados Unidos. EL Vaticano jugó un papel clave en la reconciliación entre Cuba y los Estados Unidos.

El avión del Pontífice aterrizó unos minutos antes de la 16:00 hora local, en el aeropuerto internacional José Martí de La Habana,  le esperaban el Presidente de Cuba, Raúl Castro, y el Cardenal Jaime Ortega máximo representante de la Iglesia Católica en la Isla. Enseguida unos niños le entregaron un ramo de flores y el papa dialogó con ellos. Minutos después una banda tocó el himno nacional de Cuba recordando que es el tercer Pontífice que visita la Isla.

En su vuelo de 12 horas aproximadamente desde Roma a La Habana el Papa comentó a los periodistas que “el mundo tiene sed de paz” y llamó a “construir pequeños puentes para edificar el gran puente de la paz”. La gira del papa por América, será de  ocho días, Cuba primero y Washington y Nueva York más tarde.

Entre las actividades en Cuba, el domingo 20 se reunieron el papa y el ex presidente Fidel Castro en su residencia de La Habana ambos dialogaron en privado durante unos 40 minutos. El papa agradeció a Castro la recepción y los indultos para más de tres mil 500 detenidos en las cárceles cubanas, liberados con motivo de su visita apostólica. Federico Lombardi, vocero del Vaticano,  indicó que el encuentro se dio en un estado de cordialidad.
EL papa encabezó una misa en la Plaza de la Revolución, en un momento del recorrido a bordo del papamóvil, un joven se acercó  el Papa que ordenó detener el vehículo para escucharle. Imágenes de la cadena Univisión muestran cómo lo escucha y luego es retirado por la fuerza por las seguridad. La policía bloqueó cualquier intento de reunión con disidentes. Varias personas quisieron repartir panfletos entre los asistentes a la misa, pero fueron bloqueados. EL papa no mencionó en su sermón a la situación política y social de Cuba. Al término de la misa, el papa volvió a la nunciatura apostólica y después se dirigió con un grupo de personas a la residencia de Fidel Castro.  







No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.