Trump: un figura púbica

Por: Sofia Salame Chacra 
PRACTICUM 1 



Muchos excusan que es una estrategia política de parte de los Demócratas, otros mencionan que las cosas se han salido de contexto y en el caso de Trump él se defiende diciendo que son comentarios “tras bastidores”, ya sabes tú, ese tipo de charlas que todos los hombres tienen a puerta cerrada (inserte el sarcasmo): ”Agarrarlas por el c… cuando eres una estrella, te dejan hacerlo. Puedes hacer cualquier cosa”.

El magnate siempre ha sido identificado como una figura pública bastante controversial, que dice y hace lo que quiere; al fin y al cabo tiene el poder, las plataformas y el espacio para hacerlo. Con casi 13 millones de seguidores en Twitter y 12 millones de seguidores en Facebook, Trump no calla ni ha callado sobre su relevante opinión respecto al tópico: mujer, pues claro, para Trump somos solamente un tema y claro, un “sexy” accesorio. 

“Las mujeres son en esencia objetos estéticamente agradables” frase que aparece en su libro Trump 101, que publica en el año 2006.

"De 6.000 acosos sexuales no reportados en las fuerzas armadas, sólo 238 han sido sancionadas. ¿Qué otra cosa esperaban, si mezclaron a los hombres con las mujeres, genios?” En mayo de 2013 Trump escribió en su cuenta de Twitter

“Ya sabes, da igual lo que los medios escriban mientras tengas junto a ti un ‘trasero’ joven y bonito”. En entrevista, 1991 revista Esquire. 

También en el libro "El arte de volver", Trump aseguró que la persona que definió a las mujeres como el "sexo débil" o "era idiota o estaba bromeando". "He visto a las mujeres manipular a un hombre sólo moviendo sus ojos… u otra parte del cuerpo”.

Lo que es preocupante, no es el hecho de que este hombre pudiese gobernar una de las naciones más importantes del mundo, sino más bien, es preocupante la indignación de la sociedad cuando un CANDIDATO POLÍTICO habla de las mujeres como si fuesen objetos de uso. ¿Acaso debemos esperar a que todos nuestros hombres lleguen a la política para asustarnos o indignarnos cuando se habla de la cosificación de la mujer?

Es preocupante la historia que éste personaje ha venido arrastrando entre la cola, generando una cultura que “fuera o dentro” de vestidores ha sido aceptada y amansada por los colectivos. "Está bien que una persona poderosa hable así", "son burlas, no verdades", "se le llama sarcasmo". 

NO. Definitivamente no. Seas Trump o seas un niño de secundaria: el abuso, el acoso y la cosificación de la mujer es la misma, en definitiva, estás cometiendo el mismo error y el dinero o el poder no deberían de suavizar los comentarios.



A lo que nos preguntamos ¿por qué está mal que un candidato a presidencia se exprese así de una mujer?, ¿por qué estaría bien que un padre de familia, un magnate o un hombre hablase así?, ¿por qué hablar de ello cuando se trata de un candidato político?

Trump pretende demostrar que la hombría y el poder siempre serán armas letales para mujeres, que a sus palabras son “cazadoras de fortunas, coquetas e interesadas”, pretende demostrar que los comentarios, eso son y que no tiene nada de malo hablar como un “macho alfa”. Y una y otra vez ha intentado solapar con sus intentos fallidos para justificarse. Él es uno de los miles de ejemplos en los cuales la sociedad “ha dejado pasar” y ha intentado olvidar ésta problemática por el simple hecho de mantener un estrato o posición de poder. 

Trump podrá hablar mucho dentro o fuera de vestidores, podrá escribir -o mandar a escribir- sus tweets, discursos y libros con frases que pudiesen sonar simpáticas para algunos, podrá hacerlo, sin embargo eso no justifica ni perdona el bajo nivel de respeto y coeficiente que tiene. 

El candidato a la presidencia de los EUA ha movido masas con sus discursos abiertamente de odio y sexismo, poniendo completamente en duda, si éste, el posible presidente de los Estados Unidos necesita una ventilación debajo de su absurda cabellera. 

Porque en definitiva, y dejemos en claro, si lo dice Trump, un padre de familia, un magnate o dueño de comercio pequeño, un estudiante o cualquier hombre, está y estará mal siempre, el acoso es acoso y no importa de la boca que salga. El tema del acoso, la violencia y la objetivización de la mujer se tienen que hablar, denunciar y nunca aplaudir, y no por él y sus comentarios, sino por nosotras. 

2 comentarios:

Con tecnología de Blogger.