El Último Abrazo Genial

Por: Florencia López
Practicum 1



Risas, albures y un monólogo son parte del show que brinda Ricardo O’Farrill en su Stand Up.

Ricardo O’Farrill, también conocido como Richie es Genial, es un joven poblano de 25 años, que inicio su carrera por medio de la red social Vine, realizando vídeos de 6 segundos, logrando cautivar al público y aumentando su popularidad, con millones de seguidores. Como resultado de su gran éxito en el 2011 decidió comenzar a trabajar en la creación de monólogos de Stand Up Comedy, abriendo para algunos de los mejores comediantes de la Ciudad de México.



Un par de años después, debido a que al público le agradó, decidió hacer su propio show.
El 17 de octubre con un lleno completo de 2,000 personas, Ricardo O’Farril se presentó en el auditorio BlackBerry con su show “El Último Abrazo Genial”, con un apertura a las 9:30 de la noche llevada por dos jóvenes comediantes, con monólogos acerca del uso de la tecnología actual en los jóvenes.
A las 10 de la noche apareció “Richie es genial”, entre gritos de “Kuri”, su personaje más famoso, difundido por los jóvenes como resultado de un monólogo presentado acerca del comportamiento en los antros. Ricardo se mostró seguro ante dos mil personas, acompañado de tan solo un banco y una botella de agua, con una escenografía sencilla de fondo que solamente contenía una foto suya.



El monólogo tocó puntos personales, desde como actúan los papás cuando se tratan de ver jóvenes ante sus hijos, la diferencia de mujeres y hombres al estar en una relación y de su forma de pensar, de cómo la música cambia a través de los años y como actualmente ya no tiene sentido.
A las 12 de la noche se anunció que había una sorpresa, que era un monólogo nuevo del artista acerca de la navidad y todo lo que odia, desde la convivencia familiar obligatoria, hasta el exceso de comida que hay en las fiestas con recalentados que duran hasta febrero.




Un error que tuvo el evento fue que vendían bebidas alcohólicas sin límite, lo cual ocasionó una pelea en el público que terminó en golpes en la parte posterior, pero fue solucionado por los de seguridad rápidamente.

No tocó temas políticos o de religión que pudieran crear controversia, sino habla acerca de acciones que realizamos diariamente y que no nos damos cuenta de lo ridículas que podrían ser. 

En todo momento logra hacer el show placentero y que su público esté en la orilla de la butaca llorando de la risa.

¡Estén pendientes de sus próximas presentaciones en su Twitter y Facebook

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.