Conversaciones periodísticas con Alfredo Romo


 Por Pedro Montesinos
Practicum 1

Imagen: Twitter
Alfredo es comúnmente descrito por sus compañero como un adicto al ejercicio. ¿Será por eso que llega corriendo a las instalaciones de Grupo ACIR? Siendo sinceros, sí tuvo un día bastante ajetreado. Nuestra charla tuvo que posponerse casi dos horas porque se encontraba en una junta. Posteriormente, me pidió que lo acompañara a grabar una entrevista con la doctora Claudia Rampazzo, la sexóloga de su programa.

Una vez que terminó de grabar su cápsula, procedimos a caminar al Starbucks de Monte Everest, muy cerca de las instalaciones de ACIR. Ya sentados, pidió de comer y comenzamos a platicar sobre su carrera periodística y radiofónica.

Primero que nada, platícanos un poco sobre tu formación y tu carrera en medios y periodismo, para los que no te conocen.
Soy Alfredo Romo, conductor de radio en Siempre 88.9, llevo 13 años en Grupo Acir, haciendo periodismo, noticias y deportes también hice un poquito. Estudié en el Tec de Monterrey la carrera de comunicación, me gradué con la especialidad de periodismo y tomé un curso en un proyecto del escritor Gabriel García Márquez, que se llama la Facultad para el Nuevo Periodismo. Di clases en la Anáhuac, di clases en el Tec de Monterrey, ahora estoy de lleno en mis proyectos y además presto mi voz para TV Azteca.

Y dentro de Grupo Acir, ¿en qué estás trabajando?
Fíjate que cuando llegué a Grupo Acir, llegué para deportes, yo era productor de Jorge Pietrasanta, Toño de Valdés, Carlos Albert y la pasaba muy bien. Para mí era muy difícil, voy a ser muy sincero, tenía que mentir que adoraba el fútbol soccer, a mí no me gusta el fútbol, no me llena el ojo, mi deporte favorito es el béisbol o el tenis, son los que más me gustan, pero tenía que fingir porque ni modo que dijera que soy productor deportes y no me gusta el fútbol y en México, olvídate.
Con el tiempo, obviamente le fui agarrando el gusto. En aquel entonces yo escuchaba la estación de noticias siempre y a mí me hicieron ofertas para trabajar en otras estaciones, por ejemplo, en Amor 95.3 y no me convenció, yo no quería hacer eso.

En ese entonces la estación la dirigía Javier Poza y me ofreció un programa nocturno, lo rechacé porque yo sabía que si hacía eso me iba a encasillar, no que esté mal eh, y respeto y todo mi cariño y reconocimiento a todos mis compañeros que hacen ese tipo de radio, a mí me gusta, pero no era lo que yo quería hacer.

¿Cuál es la relación que existe entre el periodismo y la radio?
Toda. El periodismo tiene diferentes maneras de manifestarse, no importa por donde salga, lo que importa es que salga y la radio es una de las muchas formas que tiene el periodismo para llegar a la sociedad.

¿Consideras  que la radio sea más afín que la televisión para la práctica del Periodismo?
No. Creo que más bien son radicalmente distintos. No me corresponde decir si uno es más adecuado que el otro, yo te hablo de la radio porque es lo que conozco. La radio es un medio cálido, la televisión es muy estricta y extremadamente celosa de sus tiempos.

Como no te muestra imágenes, la radio requiere de mayor explicación, está planeada para que la radio sea una crónica detallada de lo que pasa y el periodismo que se ejerce en la radio, es radicalmente diferente porque podemos administrar el tiempo de una manera muy distinta.

La radio es inmediata, es barata. Me acuerdo cuando lamentablemente cayó la avioneta aquí en reforma y periférico y entonces agarramos un teléfono, salimos corriendo e hicimos el enlace. Es muy práctico.

Será por esto que la gente crea un vínculo fuerte con la radio, cosa que no pasa en tele?
Definitivamente. Ahora, este vínculo del que hablas no es credibilidad. Ambas tienen credibilidad, pero si es un vínculo distinto porque generalmente la tele tiene un solo discurso. En radio es más flexible, más alivianado, han hecho muchos esfuerzos en a tele para doblarla y alivianarla, pero la verdad es que la tele es muy dura. Y no esta mal, así es.

¿Será por esto que ningún medio desaparece, a pesar de que dicen constantemente que ante la llegada de uno, el anterior va a tener que desaparecer?
Los humanos somos muchas veces más catastrofistas que constructivos y hoy me doy cuenta que el internet más bien vino a ponernos esteroides a todos los demás medios. Es decir, si era yo una radio universitaria chiquita, ahora que yo transmito a través de internet, me pueden escuchar en todo el planeta. La radio también tiene esta cosa que a mí me gusta mucho, a la gente le llama la atención saber quién eres.

¿A qué le atribuyes el éxito que ha tenido 88.9 noticias, un concepto que me parece muy diferente a lo que se hace en México? Cómo nace el concepto?
Nos enfocamos en informar a la gente, pero también entretenerla. Nos llamamos 88.9 Noticias, información que sirve, y bajo esa premisa es que yo no te voy a echar choros, no voy a ser como estos periodistas pretenciosos que te dicen qué pensar, cuándo pensarlo, por qué pensarlo, yo tengo la razón más grande del mundo, soy el dueño de la verdad. Y en realidad, sin proponérnoslo, hicimos una radio anti eso.

¿Tienes algún periodista a seguir, alguno que admires y hayas tenido la oportunidad de trabajar o no?
Cuando yo era niño, yo veía a Guillermo Ochoa en la mañana. Posteriormente fui su productor en Acir, casi tres años y fue mi mentor, quien me daba unos zapes y me decía: "Romo, haz lógica, el periodismo es así", y me enseñó el periodismo más duro. Es una persona que sabe mucho, que le guardo todo el respeto.

De ahí en fuera he tenido la oportunidad de platicar con cualquier cantidad de personas, con el señor López Dóriga, con Sergio Sarmiento, con el mismo Carlos Loret, que guardamos una relación muy padre, con el mismo Toño de Valdés, que es un GRAN periodista de deportes. A todos los que tengo cerca les guardo una admiración y respeto grandísimo.

Hay otros a quienes no tengo tan cerca y me encantaría platicar con ellos, como Cristina Pacheco, que siempre ha estado en Canal Once y se me hace una mujer extraordinaria para hacer entrevistas y hacer periodismo. Una mujer de periodismo social entregada y me encantaría poder conocerla algún día.

 Hablando de entrevistas, ¿cuál es la entrevista que más hayas disfrutado o el evento que más hayas disfrutado cubrir?
Hijole, yo se que como alumno te choca que el entrevistado te diga que cada una te deja algo, ¡pero es la verdad! Cada una es especial. Sí recuerdo cosas difíciles, Recuerdo, por ejemplo, llegar como enviado especial a Cancún después de un huracán. Para aterrizar en el vuelo, llegas y ves las luces, en aquella ocasión no se veía absolutamente nada, luces de emergencia, como si fuera guerra, te lo juro, una cosa impresionante.

Desde cosas horribles como esas a cosas divertidas como ahora que vino el CEO de Microsoft a platicar con los periodistas, en fin, cosas que a mí se me hacen súper interesantes, cuando te das cuenta de la gran personalidad que tienes en frente. Son cosas muy rescatables.

Veo que como periodista te informas de todo y al final, prácticamente no te es extraño nada…
Aunque lo bueno es cuando el destino te pone una cachetada y te hace entender que no has visto nada. Yo no puedo como periodista mantener la inocencia, es algo que se va perdiendo, pero debes tener en mente que tiene que haber inocencia siempre, porque si no te sorprende que lamentablemente hubo una inundación en la casa de una señora que acaba de perder su casa de interés social, si no sientes esa empatía, estás desubicado.

¿Cuál es la noticia más difícil con la que hayas tenido que lidiar?
Cuando hay un sismo, definitivamente porque cuando estás al aire y empieza a temblar y suena la alerta sísmica y tú estás sacado de onda y toda la redacción y todo el equipo te voltea a ver, esperando que tú tomes la decisión y estás hablando y tienes que tratar de calmar a la gente, tener esa frialdad es algo que cuesta mucho trabajo y que poco a poco la vas desarrollando.

Desde eso hasta explosiones o los ciclistas atropellados, me gusta mantenerme muy sensible a las cosas, porque todo es importante. A mí no se me olvida que la semana pasada atropellaron a una chava que se llamaba Montserrat, que iba de trabajar a la universidad en su bici y se la llevaron, le quitaron la vida. Todo eso es difícil.


¿Alfredo Romo se define como periodista, locutor, productor? Escoge una.
A mí me gusta decir que hago periodismo, definitivamente. De repente me felicitan por el día del locutor y lo agradezco inmensamente y lo celebro, pero un locutor de radio, específicamente, es quien pone música o quien da cierto tipo de información. Hacer un análisis periodístico durante un programa de tres horas, es diferente. Liderar a tu equipo de reporteros, a una redacción, eso es labor de un periodista. No es sólo un título, es un oficio, es uno de los oficios más antiguos del mundo.

El tiempo corrió como agua, abusé de su confianza y sólo le dejé diez minutos para pedir que le volvieran a calentar el baguette, que nisiquiera tocó; correr a la estación y comenzar su programa, que empieza a las 4. Por supuesto que no me lo recrimina de ninguna manera, al contrario. 

Puedes escuchar a Alfredo Romo en Siempre 88.9 de lunes a viernes de 4 a 7 de la tarde. 



Link para escuchar la entrevista completa: https://soundcloud.com/pedro-montesinos-1/entrevista-alfredo-romo

2 comentarios:

  1. Definitivamente saber escribir es un punto fundamental, la persuasión de manejar la información y las palabras es una manera de saber manejar las emociones de la gente.

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.