Adele, la perfecta anti•estrella pop




Por: Michelle Angell
Practicum 1



La famosa cantante británica Adele, estuvo más de cuatro años sin sacar un álbum completo y aún así, sigue siendo una de las representantes femeninas del pop más aclamadas en la historia de la música.

Este mes, salió a la venta su más reciente producción discográfica titulada 25. El cual, sucesor de 21, ha arrasado con las ventas y los índices de popularidad internacional a tan solo días de su debut. ¿Por qué, te preguntas? Créeme no eres el único.

Además de su imprescindible talento, en el que a lo largo de los años nos ha mostrado su increíble rango vocal, junto con sus profundas letras, Adele en sí, es la perfecta anti-estrella pop. Aclaremos primero que esto no tiene nada que ver con su físico, es su personalidad la que no le ha permitido subirse al más alto pedestal de celebridad del pop, sino que le ha permitido construirse el suyo propio.

Adele no se ha visto en la necesidad de hacer un tour internacional cada año para ser reconocida y recordada, la cantante no ha gastado millones de dólares en producciones para sus videos, únicamente le ha bastado ser ella misma en entrevistas, entregarse en la creación de sus álbumes y nada más.

La originaria de Tottenham ha admitido en repetidas ocasiones que no tolera ser famosa, que para ella el hecho de ser perseguida por paparazzis, o acosada por fans le parece algo fuera de lugar. Sin duda esta combinación de ingredientes, cuestionados en cualquier disquera o casa de agentes le hubiera traído a Adele una excelente receta para el fracaso. Sin embargo hoy, 2015 después de casi cuatro años de ausencia Adele, se corona la reina por sobre todas las demás.

Su álbum 25, posee una calidad en el género pop innegable. Los beats con influencia ochentera en canciones como Water Under The Bridge o la desgarradora letra del amor ideal, ese que todos idealizamos y recordamos antes de dormir en All I Ask, aunadas a la redona y potente bienvenida de Hello, la consolida sin duda, como LA estrella pop del momento, que pese a quien le pese, ha demostrado que puede hacer lo que ella quiera y cuando ella quiera, dejándonos la insistente pregunta: ¿Es aquí donde somos testigos del verdadero talento?

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.