La batalla por la equidad textual




La batalla por la equidad textual

Por Mariana García. Practicum 1.



En un mundo donde el patriarcado ha sido dominante a través de los siglos; las mujeres se han abierto paso en múltiples disciplinas. En este caso, estimado lector, acotaremos el tema a las mujeres dentro de las letras.

Años atrás, si era poco frecuente encontrar a hombres que supieran leer y escribir, era aún menos frecuente encontrar a mujeres, quienes tenían usualmente una educación con fin último de ser buenas amas de casa.

Para la inmersión de las mujeres en la escritura, antes se tuvo que ofrecer la oportunidad de aprender; en un contexto donde únicamente las más privilegiadas podrían aspirar a una limitada enseñanza de leer, escribir, recitar el catecismo, contar, bordar y cocinar. Así surgió el primer colegio novohispano exclusivo de mujeres, en 1548 aproximadamente, conocido como: "La Caridad", llamado también, de niñas, de doncellas, de Santa Isabel o de la visitación.

La iglesia representó un papel fundamental en la formación de las mujeres. Aunque se impartían limitadas materias,la alumnas eran motivadas a escribir sobre asuntos teológicos, componer comedia, hacer versos y aprender a leer en latín.


Calendario de las Señoritas Mexicanas
Múltiples investigadores han enfocado su atención a la escritura femenina durante la segunda mitad del siglo XIX, (1870-1900) por ser una época de abundancia en letras pertenecientes a mujeres, incluso se le ha denominado época dorada de las letras femeninas en México.

Uno de los factores que motivó el desarrollo de la mujer mexicana dentro de las letras, hacia 1839, fue el surgimiento de publicaciones dirigidas al público femenino, entre ellas, Calendario de las Señoritas mexicanas de Mariano Galván.




Sin embargo, muchos años atrás el Diario de México, en 1805. Primer impreso de Nueva España, había denotado ya el potencial de este sector femenino en las letras. Con una de las primeras impresoras, María Fernández, conocida también como viuda de Jáuregui.

Sería inexacto, afirmar dentro del panorama nacional a una sola mujer como precursora en este campo; se cree que antiguamente  las mujeres firmaban sus notas con pseudónimos o nombres masculinos para publicar sus notas, María del Carmen Ruiz Castañeda, académica universitaria, señaló que en el Diario México, fue el primero en que firmaron algunas periodistas.

Ya que el 7 de octubre de 1805 en el Diario de México apareció por primera vez un texto epistolar de pluma femenina, publicación periódica que se extendió hasta 1815. En este diario se reconocieron seis firmas femeninas, 28 pseudónimos y 16 suscriptoras.

Usted, querido lector, se preguntara ¿Qué impacto tuvo realmente este reducido número de mujeres letradas, en comparación con el gran número de mujeres campesinas en México? La respuesta sostiene la raíz de la participación de las mujeres hoy en día dentro del periodismo.

Así mismo, el periodista Fortino Ibarra de Anda, anunció que Leona Vicario fue de las precursoras al intentar registrar hechos durante el periodo Independentista, mujer culta, instruida en política, historia y literatura, en un periodo en que las mujeres servían únicamente en cocina y otras actividades domésticas. Su trabajo como periodista se publicó en diarios como “El Ilustrador Americano” y el Federalista que mantenía comunicación estrecha con los insurgentes en el periodo Independentista.

En México, Las hijas del Anáhuac, fue la primer revista de corte feminista, fundada por Concepción García y Ontiveros en 1873, nació en la Escuela de Artes y Oficios para mujeres, como medio de expresión para las alumnas que desearan expandir su voz, más allá del ámbito de la familia y maternidad exclusivos para mujeres. Aunque duró únicamente cuatro meses, se considera dentro de las publicaciones pioneras, escrita por mujeres para mujeres.

En ese mismo año, mujeres como la poeta Ángela Lozano, dirigió junto a Manuel Acuña una publicación de corte literario. La participación femenina en las letras es una tarea progresiva que sigue sentando sus bases en el mundo literario. Después de todo que serian las letras, sin nuestra singular  forma al plasmar en papel la vida.

3 comentarios:

  1. Me encantó! es de vital importancia que estas mujeres pioneras en las letras sean conocidas por muchas personas!

    ResponderEliminar
  2. Me gustó como fue dando un contexto histórico de todo lo que sufrían nuestras mujeres

    ResponderEliminar
  3. Es muy agradable saber que la las mujeres siempre han querido sobresalir y valerse por sí mismas. Las mujeres que han querido aprender, estudiar y trabar (en cualquier ámbito) son un ejemplo y un orgullo.
    -Bárbara Almanza

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.