¿No es un Auditorio?






Actualmente dentro de las instalaciones de la Universidad Anáhuac México Norte, muchos de sus estudiantes se preguntan para cuándo estará listo el “Centro Cultural Yitzhak Rabin”, lo que no saben es que lo correcto es llamarlo teatro, pero ¿Por qué?.
Esta campaña dio comienzo en 1999, cuando la Universidad le pide a los arquitectos José Grinberg y Sara Topelson, ambos fueron profesores de arquitectura en la escuela, proponer un auditorio para el campus universitario. Sara Topelson durante esa época fue Presidenta de la Sociedad de Arquitectos de México, sus constantes viajes le permitieron ver construcciones alrededor del mundo para inspirarse. Así fue como ambos arquitectos presentaron su proyecto. Se quería que no fuera solo un lugar para asuntos académicos, sino un centro cultural en toda la amplitud de la palabra. La razón fue un estudio de la zona poniente de la Ciudad de México donde se encuentra la universidad, que reveló la ausencia de teatros y museos, así como un sitio específico para las bellas artes.
Se decidió nombrarlo “Centro Cultural Yitzhak Rabin”, en honor a este premio Nobel de la Paz 1994. Hay que recordar que el campus de la Universidad Anáhuac México Norte, está dedicado a la amistad universal de todos los pueblos. Cualquier credo, raza y cultura tienen cabida en nuestra universidad

Actualmente el proyecto se está construyendo totalmente gracias a donativos. Se comenzó con una aportación de la propia universidad y tambien la comunidad judía. Ahora se planean estrategias distintas para poder recaudar el dinero faltante. Una de ellas son los donativos de personas físicas que durante 24 meses aportan una cantidad mensual que se descuenta de una tarjeta de crédito. Al final se reconoce al donante colocando una placa con su nombre en una de las butacas del recinto.
 La primera piedra se colocó en el año 2010, por nuestro entonces rector el padre Jesús Quirce Andrés, pero para lograrlo, primero se juntó la mitad de los recursos necesarios para su construcción. Se juntaron  permisos para la edificación, uno de ellos fue el de impacto ecológico. Se talaron alrededor de 20 árboles, algunos ya eran viejos, por lo que la universidad implementó una campaña de reforestación en los alrededores del Centro Cultural.

El teatro tiene capacidad para 1300 personas, cuenta con cuatro palcos, dos de cada lado, un anfiteatro y una galería. El escenario tiene la habilidad de presentar cualquier tipo de espectáculo y una fosa de orquesta, la cual puede ser cubierta para tener un mayor aforo. 
El espacio cultural estará abierto para el público en general. Será manejado por alguna empresa especializada en eventos y presentaciones. La universidad ya ha hablado con distintos agentes como el CIE, que es la Corporación Interamericana de Entretenimiento, para tener acceso a espectáculos grandes, lo mismo con la Secretaría de Cultura, para aprovechar eventos y actividades que traen del extranjero y en el caso del museo, con Casa Lamm y fundación Televisa, para exponer sus colecciones.Los estudiantes de la Escuela de Artes jugarán una parte importante en este proyecto, tendrán los dos últimos pisos para instalaciones acordes con sus necesidades y salones planeados para ensayos de sus presentaciones.
El Centro Cultural Yitzhak Rabin será todo un tema cuando se dé por inaugurado, es el más grande y ambicioso proyecto que ha llevado a cabo la Universidad Anáhuac México Norte, que no solo será para el servicio a sus alumnos, sino servirá a todo el público, en especial los residentes del poniente. Esperemos con ansias este momento.

1 comentario:

  1. la idea se oye muy padre, espero no tarden mucho en inaugurarlo

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.