"La jungla" volvió a México



Por: Sebastián Preciado 
Practicum 1

Tres de los integrantes originales de la mítica banda de rock Guns N' Roses (Axl Rose en la voz, "Slash" en la guitarra principal y Duff McKagan en el bajo), acompañados de Melissa Reese en el teclado, Frank Ferrer en la batería y Richard Fortus en la guitarra secundaria ofrecieron un concierto espectacular en el Foro Sol de la Ciudad de México.

La reunión a medias de la banda tuvo que esperar 23 largos años para todos los fanáticos del grupo, sin embargo, parece que han valido la pena después de vivir una noche épica con rock clásico de los ochenta, noventa y un poco del "Chinese Democracy" álbum que hizo Axl por su parte en 2008.

Ni la fuerte lluvia que inició alrededor de dos horas antes de que comenzara el concierto impidió que los seguidores del conjunto perdieran sus lugares. Poco antes de que el espectáculo empezara, la lluvia cesó y favoreció al ambiente que se sentía entre el público.

A las 21:30hrs. en punto salieron al escenario los artistas, Axl Rose sentado en un "trono" prestado por Dave Grohl, vocalista de "Foo Fighters" debido a la fractura del pie izquierdo sufrida en el concierto exclusivo que ofrecieron en el bar "Troubadour" en California, Estados Unidos el primer día del mes de abril.

Abrieron el show con "It's so easy" seguida de "Mr. Brownstone" y "Chinese Democracy", aún no se sentía tanto la vibra rockera hasta que llegó "Welcome to the jungle", uno de los más grandes éxitos de la banda y de las más esperadas por la audiencia. Los saltos y los gritos no se hicieron esperar, pues "la jungla" había ha vuelto a México, algo que no sucedía desde 1992.



Cada vez que la banda guardaba silencio por cualquier motivo, los fanáticos coreaban el nombre de la banda continuamente.

Continuaron con "Double talkin' jive" para darle paso a la primera canción de la noche perteneciente al álbum doble "Use your illusion": "Estranged". La emoción fue tan grande que al hombre que se encontraba frente a su servidor se le salieron las lágrimas, con toda la razón.

Llegó el momento de tocar el primer cover y que mejor que "Live and let die" de Paul McCartney. Posteriormente sonaron otras dos canciones consentidas de los fanáticos "Rocket queen" y "You could be mine".

Los asistentes se pudieron dar cuenta de que el tiempo no pasa en vano y no perdona, el aire a veces le faltaba a Axl en algunas de sus interpretaciones.

El turno de otro cover llegó y esta vez fue "Attitude" de "The Misfits", inmediatamente después sonó "This I love" y después otra de las no tan populares pero igual de buena que la mayoría de las demás: "Coma".

Luego, Axl se tomó un breve descanso mientras "Slash" mostró el poder de su guitarra con el tema de la película "El Padrino": "Speak softly love" de Andy Williams. Ya con Axl de vuelta en su "trono" sobre el escenario, el público enloqueció y ¿cómo no? todos recordamos nuestra infancia con "Sweet child O' mine" y después las terribles guerras que han ocurrido a lo largo de la historia con "Civil war".



La última canción del "Chinese Democracy" fue "Better" y le siguió otro cover más, ahora de Pink Floyd, fue sólo una parte de "Wish you were here" sin incluir la voz, por lo que "Slash" y Richard ejecutaron un dueto de guitarras agradable, al final comenzaron a colocar un piano sobre el escenario e inmediatamente, los presentes sospecharon que venía "November rain" y tenían razón, era otra de las más esperadas de la noche.

Llegó la hora de "tocar la puerta del cielo" con "Knockin' on heaven's door", original de Bob Dylan que no podía faltar en el setlist, pues la versión de Guns N' Roses tiene mucha fama y le gusta a los fans. Axl les hizo la invitación a cantar el coro en repetidas ocasiones mientras aparecían en las pantallas del escenario y en el cielo se apreciaba una luna redonda y brillante que parecía escuchar el "knock knock" en su puerta.

Se apagaron las luces y se oyó el sonido típico de un tren, específicamente, uno nocturno, sí, !era "Nightrain"! Todos nos encontrábamos listos para abordarlo con destino indefinido y gozar de todo lo que estuviera a nuestro alcance sin importar nada hasta llegar a dicho destino.

Como en todo concierto, la banda se despidió y se retiró del escenario para volver unos minutos después. Faltaban aún dos de sus mayores éxitos: "Patience" y "Paradise city", entre ellas, el último cover: "The seeker" de "The who".

Así se terminó una noche memorable para todos los que tuvimos la oportunidad de presenciar uno de los mejores conciertos de reencuentro en la historia, aunque también se hizo presente la sensación de que faltó "Don't cry", algo que probablemente muchos no le perdonarán a la banda.


No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.