Cambiar de café a té.


Por Ana María Pérez Cárdenas, Alumna de Practicum I.

El café es más que una infusión proveniente de los granos de unos frutos rojos, es toda una cultura. Hoy en día en todo el mundo el café es conocido como el motor de la vida social. En nuestro país el café es uno de los productos más importantes del sector agroindustrial, se ha diversificado en todo el mundo y ahora podemos encontrar diferentes productores en todos los continentes.
Las bebidas calientes forman parte de nuestra cultura como sociedad.
Otro de los usos que ha recibido puede ser el estatus que ha ganado para ser conocido coloquialmente como algo que nos permite estar más cerca de quienes nos rodean (de ahí la famosa frase “vamos por un café”). 


Esta bebida ofrece múltiples beneficios como disminuir el dolor de cabeza, estimular el sistema nervioso central y el rendimiento mental, y mejora el rendimiento atlético. Sin embargo una conducta de tomar el ‘cafecito’ puede volverse adictiva y es ahí cuando todo se torna mal.



Cuando consumimos café frecuentemente, le estamos dando a nuestro cuerpo una porción directa de cafeína, sustancia que en dosis moderadas puede favorecer al cuerpo. Muchos estudiosos sugieren que una alternativa muy saludable al café es el té.


El té es una mezcla de hierbas. Si eres de las personas que consume café por sus beneficios, cambiar a té será fácil para ti conociendo los siguientes beneficios que comparten las bebidas.

El té contiene 55 mg. de cafeína por taza.
Entre sus tipos (blanco, oolong, negro y verde) el té contiene una cantidad significantemente menor a la del café. El café tiene 185 mg. por taza y el té negro (el tipo que más cafeína contiene) 55 mg.

Contiene fluoruro (protector de dientes).
El café ataca directamente al esmalte de tus dientes haciendo que luzcan sucios. Usarlo diariamente como enjuague después del cepillado, previene la caries, cuida la salud bucal y es recomendado para la gingivitis (por su poder astringente).





Estimula tu mente.
El té verde también sirve para aliviar al cerebro. Hay estudios en los que se ha comprobado cómo esta bebida puede ayudarte a agilizar el pensamiento, mejorar la memoria, tu estado de ánimo y a combatir el estrés.


Ayuda a bajar de peso.
El té verde parece ayudar a la gente con sobrepeso moderado a bajar de peso, sin embargo no ayuda a la a mantener la baja de peso, eso ya está en manos de cada quien.




Previene ciertos tipos de cáncer.
Algunos antioxidantes del té proporcionan protección contra algunos tipos de cáncer, como el de piel, mama, estómago, colon y pulmones. Sin embargo, algunos expertos dicen no haber encontrado ninguna propiedad anti cáncer en el té.



 Estimula el crecimiento del cabello.
El té verde contiene galato de epigalocatequina (GEGC), un antioxidante muy poderoso que en estudios realizados por el Saitama Cancer Center Research Institute en Japón y por Seoul National University College of Medicine se ha demostrado cómo es que este antioxidante estimula el crecimiento del cabello.





Fortalece el cabello.
Contiene ingredientes comúnmente encontrados en acondicionadores como pantenol, vitamina E y vitamina C. El pantenol fortalece y suaviza el cabello al igual que previene la orzuela. La vitamina E restaura el cabello seco y la vitamina C protege al cabello del daño que recibe de la radiación UV.



Usarlo externamente favorece a tu piel.
Ayuda a conservar la frescura y humedad del cutis, al igual que atrasa el proceso de envejecimiento.




Reduce los problemas digestivos.
Se ha comprobado a través de los años que las bebidas calientes estimulan el movimiento intestinal. El té, siendo una bebida a base de plantas sin pasar por tanta producción, es más puro y natural. Así es como favorece a tu cuerpo.



Sirve como protector solar.
Muchos expertos aseguran que el té puede proporcionar cierta protección frente a los rayos UVA. Fortalece la capa protectora de la piel, alivia los efectos producidos por la exposición al sol y reduce la inflamación. Para las quemaduras de sol, aplica varias compresas de té en la zona afectada varias veces al día, para el cuidado de la piel seca lávate el rostro por la mañana y por la noche con una infusión fresca, y bebe el té de forma periódica.

Es importante recordar cómo es que a pesar de que ambas bebidas ofrecen múltiples beneficios, el té sin duda aportará más a tu vida. Atrévete a hacer el intento, cambia tu café por té y ve cómo mejorará tu salud. Hacer el cambio está en tus manos, ambas son deliciosas bebidas y con sus respectivos múltiples beneficios.


14 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan el té y el café, pero considero que ambos productos al consumirse en exceso pueden ser perjudiciales para la salud . Me parece que el té es muy saludable y es una buena opción para relajarse un poco y liberarse del estrés que el día a día tiene.
    Además, existe una gran variedad de sabores para todo tipo de gustos.
    Me parece que el artículo es muy completo e interesante.

    Alexandra Silva

    ResponderEliminar
  3. wentswenLSEAYo soy fan del cafe, me gusta muchísimo y el te se me hace un poco insípido pero después de ver todo lo que te ayuda creo que voy a empezar a tomar mas te, me encantan estos tipos de artículos con tips de belleza, porque aprendo diferentes formas de cuidar mi cuerpo.
    Gracias.
    Griselda Sanchez

    ResponderEliminar
  4. la verdad no me guasta mucho el cafe pero esta muy padre todo lo que enseña este articulo!

    URsula vorhauer

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho este artículo ya que me encanta el té y es muy padre poder compartir con los rema´s todas las propiedades de este.
    Karla Adriana Pintos de Acha

    ResponderEliminar
  6. me gusta mucho el cafe.
    Pero como todo en exceso es malo,
    Leer todos los beneficios que te da el té es muy padre




    irlanda portillo diaz

    ResponderEliminar
  7. Joaquín Casillas Capetillo

    Pienso que el café, como todo producto que se ingiera en exceso es dañino. El café como el té, son bebidas que en lo personal no bebo ni por sus ventajas ni por sus desventajas, los tomo por su sabor, aroma y propósito social. En general, por gusto. Y al igual que el ejercicio, la lectura y toda actividad sana, en exceso se vuelve contra la salud. Por eso, es que el control y el balance no solo en el hacho de beber café o té; sino en toda actividad humana son indispensables.

    ResponderEliminar
  8. Joaquín Casillas Capetillo

    Pienso que el café, como todo producto que se ingiera en exceso es dañino. El café como el té, son bebidas que en lo personal no bebo ni por sus ventajas ni por sus desventajas, los tomo por su sabor, aroma y propósito social. En general, por gusto. Y al igual que el ejercicio, la lectura y toda actividad sana, en exceso se vuelve contra la salud. Por eso, es que el control y el balance no solo en el hacho de beber café o té; sino en toda actividad humana son indispensables.

    ResponderEliminar
  9. Yo soy muy fan del cafe y me agrada la idea de propiciar información que ayuden a cambiar el cafe por sustitutos como lo es el té, ya que sus beneficios son mayores y no causa dependencia a la cafeína. Aunque claro en exceso todo es malo


    Elizabeth Zamora

    ResponderEliminar
  10. De verdad que prefiero el te al cafe ya que como dice en el articulo . Me relaja demasiado y me hace sneir mucho mejor que el cafe

    ResponderEliminar
  11. De verdad que prefiero el te al cafe ya que como dice en el articulo . Me relaja demasiado y me hace sneir mucho mejor que el cafe

    -Rodrigo Ferrat Miranda

    ResponderEliminar
  12. La verdad a mi me gusta mucho el café y si tomo mucho, pero se que todo en exceso es malo y esta padre saber también todos los beneficios que el té tiene.
    Macarena Gómez Bandín

    ResponderEliminar
  13. Muy buen articulo si nos hace considerar nuestro consumo de cafe! yo en lo personal compenzare a tomar te
    Camila Manterola

    ResponderEliminar
  14. me encanta el cafe porque me da la energia suficiente para aguantar toda la mañana!
    Obvio como todos los excesos, el cafe en fuertes cantidades puede ser malo.
    Gran Nota!

    -Luisa F. Arroyo O.

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.