La pelota no es como la pintan 1


Por Alan Ilitzky y Luis Ulloa Rodríguez, alumnos de Practicum 1.

El futbol es tal vez el deporte más maravilloso del mundo, porque te permite desconectarte del mundo durante 90 minutos sin dejar de estar en él. Está repleto de un firmamento lleno de estrellas e ídolos, leyendas y promesas. Es el deporte de las masas, no respeta el estatus ni la miseria, es fácil de jugar y más fácil de disfrutar. Circula en todo el mundo, es abierto para todos, sin importar qué tan bueno o malo se es. Un esférico puede reemplazarse con una lata, una botella, una pelota de plástico, de cuero; no importando las dimensiones.

Aunque no todo es placer y alegría; existen muchos ojos, muchas manos, muchas voces alrededor de éste hermoso deporte. Pero esas manos están manchadas, esos ojos no están sanos, esas voces blasfeman todo lo que se puede. Esa gente le quita todas las cualidades a nuestro deporte, el deporte de todos, el futbol.

De las Fuerzas Básicas y Divisiones Inferiores:

“En donde hay dinero, hay intereses”, dice Gustavo Evangelista, entrevistado por la Revista COMA,  al preguntarle sobre la corrupción dentro del deporte de las ‘patadas’; durante poco más de media hora, nos impresionó cuánta basura existe en nuestro medio futbolístico, sabíamos de hechos corruptos pero jamás pudimos haber imaginado las historias que nos relató.

“Es parte de nuestra cultura, si en la sociedad estamos acostumbrados a eso (corrupción) no esperes que en el futbol sea diferente”; mencionaba ‘Figura’ (como lo conocen en el mundo de las canchas) con una mueca seria; nos dijo que él podría estar días contando todo lo que existe y ha visto.

Gustavo Evangelista es actualmente estudiante de una maestría en Mercadotecnia Integral,  es un ex futbolista al que la suerte lo acompañó al principio, pero después de una manera le dio la espalda. Sin embargo, no fue a modo de un balón cómo aprendió él las mañas del manejo futbolístico.

Comenzó a jugar como ‘sparring’ dentro del Necaxa, sus contactos lo llevaron a entrenar con primer equipo del Atlante por varias temporadas, sin embargo sólo incursionó en el medio para jugar partidos amistosos, nunca debutó en Primera División; compartió vestidor con múltiples jugadores y con técnicos como José Luis Real y José Guadalupe Cruz. No obstante, su relación con la directiva encabezada por José Antonio García siempre fue muy cercana; de esa manera, ‘Figura’,  pudo ver el balón desde el otro lado: “Entendí el ‘teje y maneje’ de un equipo de futbol”, declaró.

Gustavo comenta que hoy en día los equipos de fuerzas básicas (a excepción de muy pocos) no invierten en los jugadores. Llevan visores al llano para fichar a jugadores que por absolutamente nada jugarán para CUALQUER equipo. El directivo toca la puerta y le promete al jugador llegar a debutar en Primera División; un niño de 15 o 16 años inmediatamente dice que sí, porque dos de cada tres niños en México quieren ser futbolistas.

El sueño de la mayoría –dice Gustavo- es el placer de muy pocos, por lo tanto un ‘chavito’ sacrificará todo para pisar una cancha del máximo circuito. Un menor no va a saber absolutamente nada de cuestiones administrativas ni contractuales, es ahí donde comienzan los ‘negocios chuecos’; menos si viene de una familia de escasos recursos donde lo primero que les viene a la mente es el dinero, puesto que nunca han tenido cantidades estratosféricas en la mano (de esto se hablará después).

Existen equipos, específicamente en la Segunda División que al firmar a un jugador joven (entre los 18 y 20 años) buscan quedarse con el monto ofrecido en ese contrato para que no salga del club. “El dinero salía del presupuesto, supuestamente lo recibía el jugador y regresaba.  Obviamente el jugador no recibía un peso”, expresó Gustavo.
Es decir, hacen que el jugador firme, y al mismo tiempo realizan que el contratista ceda ese dinero al club; así que el dinero salía de la nómina (para hacer creer que éste fue entregado al jugador; cuando él,  en realidad, no tocaba ningún centavo), quedándose los mismos directivos con el dinero.


En la plática con COMA, Gustavo Evangelista comenta de los contratos que van en contra de la Ley Federal del Trabajo; jugadores de divisiones inferiores como lo son Liga de Ascenso o Segunda División, firman un contrato y antes firmaban un finiquito del año tanto anterior como siguiente. Reconocerle al club que no les debía nada, de esta manera no había cómo reclamar tanto a la Federación Mexicana de Futbol la ‘desaparición’ de ese dinero, puesto que ya se había firmado el papel. El jugador se expone a mucho con tal de poder jugar en primera división: “O firmabas o no jugabas”.

Al mismo tiempo, en las fuerzas básicas de hoy en día, llegan jugadores con talento, pero a la vez, gente que paga una plaza de futbolista. Incluso, existen personas que sufragan su mismo contrato. O sea, que pagan el monto que ellos van a ganar directamente con el club para que no se desembolse nada en ellos. “Como chavo qué quieres, jugar en Primera División, punto. A costa de lo que sea, hay gente que paga por jugar y esa es otra parte de la corrupción”. Gustavo no quiso entrar a detalle con casos particulares para no dejar en mal a gente conocida.

En cuanto a los proyectos de Sub 17 y Sub 20, se llegó a la conclusión que México tiene un bono demográfico muy bueno en cuanto a jugadores de corta edad, el nivel de futbol en categorías inferiores es sumamente alto, esto se ha demostrado tanto en los campeonatos como el subcampeonato Sub 17. El único problema que existe es que los jóvenes se van enviciando en la corrupción. La Federación Mexicana de Futbol implementó este modelo para tener mayor control de los jugadores que rondan por esas edades y hacer una selección más competitiva.

Pese a tener un mayor control en ‘chavos’, existe una rotura entre Sub 20 y Primera División; es un escalón muy grande el que se debe de saltar: “Es como venir contando; uno, dos, tres, cuatro, cinco, y después la categoría más grande que es Sub 20 para pasar a Primera División es un escalón como del cinco al ocho o nueve. Avientan jugadores antes de que sea su tiempo, y fracasan”, nos contó Gustavo.


Jugadores puestos por directivos o de los llamados nómina:

No es nada raro que existan los llamados ‘consentidos’ o ‘intocables’ dentro de una nómina deportiva; sin embargo existen los que son puestos por directivos: “Si te puedo decir que en un plantel de Primera División, 30 jugadores. Cuando menos, cinco ó seis están puestos ahí por cuestiones extra futbol”, manifestó Gustavo; y todavía mencionó que en fuerzas básicas de 10 jugadores, en Atlante, alrededor de siete venían de un ‘empujoncito’ por parte de alguien de fuera. Y eso es en muchos clubes, por no pensar que en todos se maneja la misma situación.
Existen jugadores denominados ‘recomendados’, sin embargo ellos no siempre tienen la fortuna de debutar, como lo fue el caso de Gustavo. Él tenía ciertos privilegios dentro del plantel por la cercanía que tenía con la directiva; no obstante, fue tratado como uno más del plantel.

‘Figura’ a la vez nos expresó que dentro de un equipo siempre hay un jugador o un grupo de jugadores que manejan el vestidor, ellos toman decisiones extraordinarias y tienen un peso muy importante en las decisiones del equipo.

Gustavo compartió un ejemplo muy notorio, cuando  en el 2008, Sebastián González, mejor conocido como ‘Chamagol’; se incursionó al mundo de la Primera A (hoy Liga de Ascenso), puesto que su paso en Tigres no fue el más adecuado. Llegó al León, que en ese entonces era propiedad de Emilio el ‘Güero’ Burillo, actual presidente del Atlante. Él tenía tanto a León como el Atlante; que después León sería vendido a Jacobo Batarse, y tiempo después sería adquirido por Jesús Martínez Jr. para dar paso al actual club.

‘Chamagol’ era un jugador de renombre, pero entró en ese ‘bache’ que nosotros llamamos el principio del fin, cuando los años pesan pero el jugador quiere seguir porque todavía se siente capaz de.

En ese entonces el cuerpo técnico del León estaba encabezado por Mario García, tenía un palmarés de 70% de efectividad; ganaba absolutamente todo. Llegó un partido contra Chivas que se empató 1-1 en el Nou Camp de León; ‘Chama’ no jugó a nada, salió de cambio ese encuentro por lo mismo.

Diez días después tocó partido en contra de Salamanca; misma situación para Sebastián González. El ‘Profe’ García decidió sacarlo en la segunda mitad  porque simplemente no estaba en ritmo. Se va a los vestidores, toma una ducha y se va a su casa. Pero se dice que en el transcurso de las horas, ‘Chama’ le marca a ‘Toño’ García; éste le dice al directivo que a quién prefería, a él (González) o a Mario (Director Técnico). Al día siguiente el técnico había sido cesado sin explicación alguna.

Pero esto no sólo pasa con ‘pesos pesados’, explica Gustavo Evangelista,  Israel Vargas, yerno de Raymundo Palacios, Vicepresidente del Atlante, hace ya varios años solía jugar en Segunda División con Pegaso Anáhuac; equipo filial de los Potros de Hierro, que su sede era la Universidad Anáhuac México Norte.

Vargas jugaba todos los partidos del torneo, y como jugador mayor debía sumar cierta cantidad para jugar liguilla; hasta que un día llegó tarde, alrededor de 20 minutos después de la hora citada. El entrenador, Hugo Santana, decidió dejarlo en la banca a 45 minutos de completar los minutos necesarios para que jugase liguilla con el equipo. En ese torneo, Anáhuac Pegaso llegó a semifinales cuando en Liguilla son alrededor de 64 equipos. Tras esa temporada, corrieron a Hugo Santana como entrenador por manejar una política de deslealtad.

Según la Ley Federal del Trabajo, en su artículo 47; “Causas de Recisión de la Relación del Trabajo Sin Responsabilidad para el Patrón”, expone 15 puntos por los cuales un empleado puede ser despedido de la empresa de manera justificada.

En ninguna de estos 15 puntos, existe una razón que coincida o se asimile para que los casos anteriormente mencionados se hayan concretado. Por lo tanto, es considerado como un Despido Injustificado; ¿pero cuándo alguien le va a ganar a la mafia del futbol”, se pregunta Gustavo Evangelista.

En todos lados y divisiones siempre estará la gente protegida, es tal vez esa gente la que no deja crecer a otros jugadores; existe gente con talento que debería estar en lugar de aquellos que son recomendados, nos lo dice muy bien ‘Figura’:  “es injusto que alguien más no haya tomado mi lugar”.

A tal grado han pisoteado la dignidad del jugador y de la gente de futbol que ya no son respetados, ni siquiera por la Constitución; por el único órgano que rige nuestro país. La desesperación de conseguir un sueño a como dé lugar, abre puertas enteras para que la corrupción se haga presente en muchos ámbitos.

No sabemos si en un pasado se visualizó que el futbol se convertiría en una industria, y ésta operaría a través de sistemas de organización empresarial; tratando al jugador como un objeto y no como un instrumento para lograr la satisfacción de la empresa misma.

Casos como promotores, arreglo de partidos, imposición tanto de jugadores como alineaciones, serán expuestos en las siguientes publicaciones; porque al fin y al cabo, la pelota no es como la pintan.


Pronto la segunda parte de esta plática con Gustavo Evangelista.

3 comentarios:

  1. Esta entrevista es muy interesante , espero por las segunda parte . Ya que es genial conocer elt trasfondo de todo lo que sucede en nuestro país y no slo por que sea deporte deber menospreciarse

    -Rodrigo Ferrat

    ResponderEliminar
  2. Que lástima que en el mejor deporte del mundo en nuestro país existan este tipo de situaciones.

    Sebastián Preciado

    ResponderEliminar
  3. una entrevista muy buena, aunque con algunos detalles que no me gustaron sobre la ultima parte.

    GACT.

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.