Se vende arte



Texto y fotos de Arturo Corona M. 

El mercado del arte se ha transformado y va más allá de los museos y de los coleccionistas millonarios. La Feria Zona Maco que es la Muestra de Arte Contemporáneo, ha crecido en tamaño y en interés. 

Amplia concurrencia


La primera semana de febrero se llevó al cabo una edición más de la Feria de Arte llamada Zona Maco, ya van once.  En el centro Banamex, a un costado del llamado ovalo de Sotelo, la gente hizo colas de hasta 20 o 25 minutos para poder entrar. 

Originales esculturas


Llamaba la atención que el boleto costaba 200 pesos, algo caro para una feria de arte, estudiantes 150 pesos. Se calcula que unas 40 mil personas se dieron una vuelta por esta Feria Maco, lo que implica ganancias sólo en entradas hasta por 8 millones de pesos. 



En España hay una similar que es la Feria de las Exposiciones, a las afueras de Madrid. Ahí se reúnen galerías, artistas, museos, para exponer a los creadores de arte. 


Según los datos oficiales, 115 galerías de Berlín, Buenos Aires, Rio, Estados Unidos, Francia, Reino Unido entre otros 21 países, se dieron cita en esta muestra Zona Maco.



Si te preguntan: ¿es arte pintar con colores de agua las patas de bancos y apilarlos, o exhibir bultos gigantescos envueltos en plásticos y de figuras caprichosas que más bien recuerda la bodega de carga de una terminal aérea que una muestra de arte? Seguramente responderías que no, pero para muchos sí lo es. 

Damien Hirst


Tan solo hay que recordar a Damien Hurst con su tiburón en formol y encapsulado para ver el éxito de algunos "artistas" mediáticos.

Obra de Leonora Carrington
Pero no todo es un capricho que algunas veces da resultado y lanza a la fama al artista, también se podían ver obras de Leonora Carrington, Joan Miró, Salvador Dalí una que otra, algunas de Alexander Calder,  y varias de Francisco Toledo, Pedro Coronel. 

La firma de Francisco Toledo 


El Centro de las Artes San Agustín de Oaxaca, impulsado por el famoso pintor oaxaqueño,   montó una importante muestra. Se podían ver artistas con trabajos en papel, textiles, tapices, lámparas, joyería.
Otra completamente comercial de una marca de orfebres con joyería en plata muy cara. 

Presencia de la Anáhuac en Maco

La Universidad Anáhuac montó un stand con obras de los alumnos de diseño industrial. Vasijas de ónix y mármol, objetos de vidrio con colores. 

Raymundo Sesma y José Luis Contreras

Hablamos con José Luis Contreras, alumno de octavo semestre de diseño industrial, y con Raymundo Sesma, artista visual. Los dos explicaron en que consiste este puente entre alumnos de diseño y artesanos de Tecalli de Herrera, Puebla, artesanos con una cultura que no viene de hace 16 años, sino del siglo 16.  

Raymundo Sesma
 
Raymundo Sesma explica a “Cultura y punto”, que es un proyecto de la Universidad Anáhuac que tiene ya 16 años y que buscó agregar valor a las obras de los artesanos de la zona, por medio de los diseños de los alumnos que les diera experiencia de llevar sus ideas concretas al mercado.

José Luis Contreras


José Luis Contreras asegura que el proyecto consistió en presentar a los artesanos el proyecto de diseño de obras y ver la factibilidad de poder llevarlos a la práctica, a un nivel de producción industrial, cosa que se logró.  

La elaboración de obras de vidrio soplado se realiza en el Estudio Nouvell, en la ciudad de México, una empresa dedicada a crear artículos de alta calidad, un 60 por ciento de exportación.  
El stand de la Universidad Anáhuac fue montado con la ayuda de alumnos de diseño dirigidos por la Maestra Ana María López Balbín. 


Dale click a la liga para ver las obras de los alumnos de Diseño Industrial




Arte para todos los gustos
A lo largo de los pasillos de la Exposición Zona Maco, se podían ver artistas, galeristas, compradores, interesado en ver las distintas manifestaciones de arte moderno. 

Muchas personas que hablaban de compra de arte, un señor le preguntaba a su hijo ¿pagarías por tener esta obra en casa?


Sin duda un mercado elitista, y así era el público asistente a Zona Maco. Hay que decir que había obras en venta, sin la etiqueta del precio,  porque eso es de mal gusto, pero que podían llegar a varios millones de dólares como el que se exhibía en la galería Opera,  que ofrecía un paisaje de Picasso en casi 4 millones de dólares.

"Calamar en su tinta"

También obras  caprichosas como un Calamar de Arcilla de grandes proporciones, sobre una mancha de tinta negra del artista peruano David Zink Yi.





En los pasillos se paseaban elegantes meseros que ofrecían cerveza de una marca holandesa, vinos y tequila en unas copas estilo Martini.

La orfebrería mexicana


Es así el bluff que muchos inyectan al mercado del arte en esta onceava edición de la feria Maco, muchos van en serio a apreciar arte, otros van a hacerse ver. 



 Yo por lo pronto me dedique a ver y no compre más que un helado de nuez de una conocida heladería de la Condesa. 

1 comentario:

  1. Yo ya fui a zona macó y en lo personal me parece que esta súper concreto y súper creativo me encanto todo.

    Ursula Vorhauer

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.