Higiene en México. Responsabilidad de todos




Por Natalia Parra Díaz
Alumna de Prácticum I

¿Alguna vez te has preguntado acerca de qué tan limpio son los establecimientos que frecuentas? ¿tu comida favorita cumple con los requisitos de salubridad? O ¿qué tan seguro es comer fuera de tu casa? Es un hecho que en México el tema de salud es de los más importantes. Y no sólo incluye qué alimentos consumimos; sino también su calidad, preparación y conservación. Según la Dirección General de  Epidemiología de la Secretaría de Salud, la intoxicación  alimentaria de origen bacteriano ocupa el cuarto lugar de  las enfermedades diarreicas y el décimo respecto al total de casos notificados; sus complicaciones pueden ser tan severas que pueden llevar a la muerte.
La educación y el correcto lavado de los alimentos, nos ayudan a disminuir el riesgo de contraer enfermedades infeccionas que puedan afectar nuestra salud. En México, de acuerdo con la Secretaria de Salud, se calculan que al año se presentan 200 millones de episodios de diarrea como consecuencia de la mala higiene en los alimentos, y pueden causarse, ya sea, por comer en la calle, en un restaurante o en la misma casa.
Para lo anterior, la misma secretaria, desde 1990, ha implementado el Certificado Nacional de Manejo Higiénico de Alimentos, Distintivo "H", el cual se otorga a todos los establecimientos con manejo de alimentos y bebidas, como restaurantes, fondas, hoteles, bares y cafeterías, que cumplan con los estándares de higiene que marca la Norma Mexicana NMX-F605 NORMEX 2004, por lo que permite a los usuarios distinguir qué establecimientos son seguros y cuales no lo son.
Además de lo anterior, es muy importante, como ciudadanos, tener precauciones con respecto a los lugares que frecuentamos. En el caso de detectar alguna anomalía, se debe de reportar de inmediato, para así evitar que otros consumidores puedan verse afectados; también se recomienda seguir los 10 pasos para  propuestos por la Secretara de Salud, sobre la higiene de los alimentos. Éstos son:
·       Tener higiene en la preparación de los alimentos.
·       Evitar comer en lugares ambulantes o con condiciones insalubres.
·       Lavarse muy bien las manos, antes de comer y después de ir al baño.
·       Tomar agua hervida, clorada o bien, embotellada.
·       Lavar y desinfectar frutas y verduras.
·       Freír o cocer muy bien los alimentos, sobre todo, carnes, pescados y mariscos.
·       Refrigerar los alimentos para evitar su descomposición.
·       No consumir alimentos caducados.
·       Lavar bien los utensilios con los que se preparan los alimentos.
·       Tomar al menos dos litros de agua diariamente.
·       Tapar adecuadamente los botes de basura. 
A pesar de que se llegue a ser muy precavido con respecto a la higiene, muchas veces, se puede llegar a contraer una enfermedad gastrointestinal. Es por ello que, al igual que con la prevención, el tratamiento de la enfermedad es de vital importancia para así evitar complicaciones que puedan desencadenar un suceso trágico.
Lo primero, y más importante, es detectar los síntomas que presenta el enfermo. Generalmente, una infección se caracteriza por la aparición de diarrea y vómito, lo que causa deshidratación por la pérdida de líquidos. En este caso se debe suministrar suficientes bebidas como agua purificada o con electrolitos, y evitar las azucaradas o gaseosas ya que pueden aumentar el cuadro diarreico.
Muchas veces sólo basta con esto para recuperarse de la enfermedad en cuestión de unos cuantos días, pero en caso de que se llegue a presentar otros síntomas como dolor muscular, dolor abdominal, fiebre, dolor de cabeza intenso y cansancio extremo, debe recurrirse de inmediato al médico, ya que puede complicarse en una deshidratación severa.
La higiene, en definitiva. no sólo es responsabilidad de quienes proveen el servicio de alimentos y bebidas ¿Qué estamos haciendo como consumidores responsables para evitar este problema? La respuesta es muy sencilla: ¡Informarse!

Links para más información:




3 comentarios:

  1. Es importante conocer los riesgos que se llevan a cabo cuando no se tiene buena higiene, este artículo se me hizo importante porque la comida en la calle es algo que frecuentamos todos los días y sino se tiene cuidadod las consecuencias pueden afectar a la salud.

    Elizabeth Zamora

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy importante que se tome conciencia de esta grave situación de higiene, ya que desde hace muchos años la cultura mexicana de los "taquitos de la esquina" se ha vuelto una tradición intocable, y no se sabe a ciencia cierta cuáles son los riesgos que comer en la calle conlleva.

    ResponderEliminar
  3. es importante fijarnos en donde comemos aunque la verdad a mi me dan mucho asco algunos lugares que si desde lejos o desde que entras huele asqueroso!


    ursula vorhauer

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.