Balenciaga, orquestando la alta costura


Por Carla Guzmán
Practicum I

“Un buen modisto debe ser arquitecto para el diseño, escultor para la forma, pintor para el color, músico para la armonía y filósofo para la medida.” Así describía Cristóbal Balenciaga su pasión por confeccionar la alta costura.

Desde pequeño, el diseñador español estudió lo necesario de su madre costurera y de lo que aprendía deshaciendo los vestidos para poder volver a juntar sus partes. De su talento nato, la marquesa de San Sebastián lo contrató como su modisto para después abrir su propia tienda, Eisa.

La aristocracia empezaba a portar sus diseños y al estallar la Guerra Civil Española se traslada a París para finalmente saltar al gran mundo de la moda y la alta costura.

Su innovador estilo de hombros caídos, cintura pinzada y caderas redondas, además de sus bordados a mando, lentejuelas y pedrería lo convirtió en un ícono para la moda y para los mismos diseñadores. Dior dijo una vez: “La moda es como una orquesta, donde Balenciaga es el director.” 

Después de 44 años de su muerte, su legado sigue vigente y fuerte. Sus diseños han recorrido el mundo y han sido expuestos en los mejores y más prestigiosos museos, además del que lleva su nombre en Guetaria, España.

En México, su colección de bocetos, vestidos y sombreros estarán expuestos en el Museo de Arte Moderno hasta septiembre, además de pinturas de su colección privada como la de los muralistas mexicanos, Diego Rivera y Alfaro Siqueiros.

“Balenciaga es el único de nosotros que es un verdadero ‘coutier’.” –Coco Chanel


No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.