EL PAÍS DE LA PAZ NEGATIVA

Camila de la Fuente Sandner
Sofia Salame
Practicum 1


         “Tenemos mal el concepto de paz…” comenzó afirmando Mauricio Meschoulam, analista de temas internacionales y especialista en terrorismo y mediación pacífica. En México la violencia forma parte de la psiquis colectiva, nos han enseñado a que la paz es la ausencia de la guerra. Eso es malentender el término, esta va mucho más allá y ese tema es precisamente lo que se expuso en la conferencia dinámica “México, violencia, paz, percepciones y el papel de los medios de comunicación” en el auditorio de rectoría.



         En las grandes pantallas se leyó “estudiar meramente violencia no es suficiente. También hay que entender lo que impulsa una paz sostenible” una frase del Instituto de Economía y Paz. Nos han enseñado a través de la visión guerra/paz sus diferencias, pero ¿conocemos realmente lo que ésta es? Según los expositores primero hay que comprender a la sociedad a la que pertenecemos y por eso, se ha investigado a través de diferentes métodos para analizar cómo percibimos la paz y la violencia en México.

         Después de presentarnos algunos resultados cuantitativos hechos en el 2012, el enfoque se dio más en los estudios cualitativos, donde se mostraban frases de personas, de todos los estratos sociales y partes de México, que repetían un patrón que llamó la atención a los investigadores: “no confío en los medios de comunicación. No confío en el gobierno. México es un país violento”.

         Es importante recalcar este punto porque parte de lo que significa la “Paz Negativa” es aquella en la que no hay –visiblemente- violencia, pero tampoco llega a ser paz. Esta es la ausencia de guerra. No es positiva porque no llega a ser un conjunto de actitudes, instituciones y estructuras que sostienen un Estado pacífico. Eso no existe en México. La paz negativa también se ve representada por el miedo a la violencia, aunque la persona no haya sufrido ningún acto de violencia directo. En este país se vive este tipo de terror todos los días.

Además, explicaron que las personas perciben de cierta manera muy específica, en la que en primer lugar basan su credibilidad en sus propias experiencias, luego en las personas que los rodean y finalmente en los medios de comunicación. “La gente ya no les cree a los medios. Creer que se dejan manipular por ellos es pensar que los mexicanos son tontos y no es así” agregó el analista de El Universal.




En México debemos conquistar la paz positiva, esta que no es simplemente la ausencia de violencia. Este cambio comienza por nosotros mismos, desde lo específico hasta lo general. Se realzó mucho esta idea en la conferencia, ya que sentían que los medios y los políticos podrían recuperar su credibilidad si tan sólo se acercaran a las comunidades no sólo a escuchar o a dar discursos, sino a cumplir con su trabajo. Desde lo pequeño se logran cosas grandes, comencemos a luchar por conseguir esa paz positiva que México tanto necesita. 


No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.