El precio de una fotografía

Por Rodrigo Trejo Avendaño
Hace 10 años, exactamente, el 18 de septiembre del 2004, murió Eddie Adams, fotógrafo  y fotoperiodista americano que quizás recuerden por la icónica fotografía, ganadora del premio Pulitzer, en la que un militar vietnamita está a punto de ejecutar a un miembro del Viet Cong. Adams, quien cubrió un total de 13 guerras, es considerado como uno de los más grandes fotoreporteros del siglo XX y, a continuación, recordaremos su obra y su legado fotográfico.


Sin lugar a dudas, la imagen de la ejecución es una de las fotografías más famosas de la historia, pero poca gente sabe que Adams estaba absolutamente arrepentido de tomarla. En el cuadro se muestra al general Nguyen Ngoc Loan apuntando una pistola a un, aparentemente indefenso, miembro del Viet Cong. La imagen, que muestra a Nguyen como un despiadado asesino, “destruyó el honor de un hombre y de su familia” explicó Adams.


A simple vista, la fotografía deja ver un acto de violencia sin sentido, pero su autor, perturbado por el impacto, siempre pidió que se considerara el contexto, e incluso llamó al general Nguyen un héroe que luchó por una causa justa. Adams, que siempre quiso ser recordado por otras imágenes, y no por la de la ejecución, se disculpó personalmente con Nguyen y su familia, y afirmó que “dos personas murieron en esa fotografía; el general mató al Viet Cong y yo maté al general con mi cámara.”


Además del premio Pulitzer, Adams recibió múltiples condecoraciones, de las que cabe resaltar la medalla de oro Robert Capa por su ensayo fotográfico “The boat of no smiles” o, en español, “El barco sin sonrisas”. En este trabajo se muestra la historia de un grupo de refugiados vietnamitas, que mientras buscaban llegar en barco a Tailandia, fueron arrastrados de vuelta a altamar por militares Tailandeses para evitar su entrada al país.


Adams quien estaba muy orgulloso de esta serie, ya que gracias a ella los Estados Unidos y su entonces presidente Jimmy Carter otorgaron asilo a, alrededor de, 200 mil vietnamitas afectados por la guerra, dijo de ella que, a diferencia de la fotografía del fusilamiento “hizo algo bueno y nadie salió lastimado.”


Actualmete, el trabajo de Eddie Adams se encuentra en el Dolph Briscoe Center for American History en la Universidad de Texas, en Austin, Texas, gracias a una donación que hizo su viuda, Alyssa Adams, e incluye fotografías, negativos, notas y cuadernos utilizados por el fotógrafo durante sus coberturas.

2 comentarios:

  1. Muy interesante. Aparentemente el premio Pulitzer de fotoperiodismo viene con fantasmas incluidos. Saludos.

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.