Sigmar Polke en el Museo de Arte Moderno


 
Foto: Eduardo Romero
Por Eduardo Romero Torres
Alumno de Prácticum I

Entre los años de 1945 y 1989 hubo un re-ordenamiento histórico marcado por enormes tensiones internacionales. El fin de la Segunda Guerra Mundial y el inicio de la Guerra Fría polarizaron al mundo en dos bloques ideológicos, aspecto que terminó repercutiendo en la creación artística de “ambos lados”.

Foto: Eduardo
Alemania no era una excepción, dividida en dos naciones, en la Alemania occidental se privilegió una corriente abstracta en la pintura. Mientras que en los países del Este, aliados con la Unión Soviética, crearon un estilo llamado “realismo socialista”, el cual concebía el arte como un emisor de mensajes político-sociales al servicio del Estado.


Bajo esta polarización ideológica, Sigmar Polke (1941-2010) inició sus estudios en Düsseldorf, bajo la guía del artista conceptual Joseph Beuys. En 1963, dos años después de la construcción del muro de Berlín, Polke acuñó el término “realismo capitalista”.


Esta nueva tendencia se encontraba en franca oposición a la estética impuesta por los estados totalitarios comunistas, pero también con la propagación del arte pop en Estados Unidos e Inglaterra.


La exposición de Polke en el Museo de Arte Moderno está compuesta por 40 gouaches realizados en 1996, en los cuales emplea la técnica del goteo y el flujo de pintura. Aunque el arte de Polke es asociado con la estética del arte pop, debido al uso de la fotografía y la publicidad, el creador alemán se interesa más por retratar el espíritu de la vida moderna en el marco de los años 80.   





No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.