Crónica: Ojos Abiertos - Revista Coma

Breaking

Revista Coma

de los alumnos de la Facultad de Comunicación de la Universidad Anáhuac, México.

Entrada destacada

Oscares causan revuelo en redes sociales

Por Carmen Ascencio Practicum 1 Fuente: Sitio web oficial El día 13 de enero la Academia anunció las nominaciones que premian a lo m...

Post Top Ad

Responsive Ads Here

miércoles, septiembre 27, 2017

Crónica: Ojos Abiertos



Por Fernanda Monsiváis
Alumna de Practicum I


Es miércoles 27 de septiembre. Ya se cumplió una semana del sismo que sacudió a México por segunda vez en tan sólo dos semanas, y segunda vez de un sismo que afectó a muchos desde hace 32 años. Pero es la primera vez que mi generación, los millenials, vivimos algo así. Y apenas hoy, pude sentarme a escribir sin sentirme perdida.


PRIMERA ETAPA
Viernes 22 de septiembre 11:00 a.m. Llegábamos a la calle Juan Escutia, caminamos del bajo puente encaminándonos hacia la zona del Parque México al centro de acopio. Cuando sobre la avenida vimos a un grupo de jóvenes con chalecos y cascos de construcción.

Los seguimos, cruzando la calle, entramos a la zona de la Condesa. Calles desechas, edificios afectados y agrietados, piedras y escombros en el piso; la zona hipster, y de moda a la que tantos jóvenes van, ya no era la misma.

Fotografía de Fernanda Monsiváis.


El grupo se detuvo frente a un edificio, comenzaron a revisarlo por fuera, tomando fotos y viendo la grietas, me acerqué a ellos y pude ver que eran un grupo de voluntarios. Todos arquitectos, estudiantes de la UNAM, La Salle, y el Politécnico Nacional en conjunto con CENAPRED (Centro Nacional de Prevención de Desastres).


Todos aportando con su conocimiento y habilidades, detectando los edificios afectados o en peligro de colapsar.


SEGUNDA ETAPA
Mismo día 11:30 p.m., sobre la calle Mazatlán, en una de las esquinas; una aparente cochera con puertas abiertas se ve como centro de acopio, y lo era; pero también, es la base de la Brigada Rotaria de Seguridad y Rescate.
Fotografía de Fernanda Monsiváis.

Tuve el honor de platicar con Elia Cadena, una de las brigadistas que se encontraba en la base de mando. Lugar dónde reciben no sólo a sus compañeros brigadistas, sino que también a jóvenes voluntarios.


En este lugar, afortunadamente me encontré con uno de estos jóvenes millenials, Ernesto García de 22 años que tomo las calles como su lugar de trabajo; se convirtió en uno de los tantos héroes sin capa entre centros de acopio, brigadistas, y zonas de desastre con sólo sus pies y su bicicleta.


TERCERA ETAPA
12:10 p.m. Conforme avanzábamos entre las calles, todo cambiaba. Zonas cerradas, y miles de mexicanos llegando con donaciones o listos para ayudar dónde se necesite. Llegamos al Parque España.

Camiones del pelotón militar DN-III especializados en desastres estacionados sobre las calles, carpas de centros de acopio con palas, picos, comida y diversos víveres sobre la acera. Seguimos caminando para llegar al Parque México.

Fotografía de Fernanda Monsiváis. 
Entre las calles de la zona uno se sentía en un desierto. Edificios desalojados y calles con fugas de gas lograban crear un ambiente que pone a cualquiera con la piel chinita.

Fotografía por Fernanda Monsiváis.
Caminos con mexicanos dispuestos a todo estaban frente a nosotros, todos en una dirección, incluso el ambiente y el olor se iba tornando lúgubre. Parece de película, el mismo camino te va diciendo a dónde te estas acercando.

Sin saberlo llegamos a Álvaro Obregón 286.



CUARTA ETAPA
12:36 p.m. Mi corazón sintió una punzada, se hizo chiquito y se llenó de dolor. El edificio colapsado estaba frente a mi. Las palabras que antes me habían dicho sobrevivientes del sismo del 85 vinieron a mi cabeza “es muy diferente verlo en vivo y a color, a verlo en la tele.”

Sentí como si mis ojos después de 23 años de vida, se abrieran por primera vez y vieran la cruda realidad de un país.

Fotografía por Fernanda Monsiváis Betrán

La zona estaba repleta de todo un poco. Brigadistas, militares, voluntarios, y medios de comunicación; entre los cuales se encontraba Stephanie March, corresponsal de ABC Australian Corporation.

Deteniéndome a platicar un poco con ella, trate de aclarar mis ideas después del impacto que sentí y conocer un poco sobre la perspectiva del mundo en esta situación.

Traducción:
-       Hola, estamos cerca del Parque México y Parque España, estamos con..

-       Stephanie March de Autralian Broadcasting Corporation.

-       ¿Cuánto tardaron en venir aquí, por qué vinieron, o bien cuál fue la razón de Australia para mandarte aquí?

-       Tenemos una cede en Washington D.C., vinimos desde el Miércoles después del terremoto y la razón por la que estamos aquí es por las primeras imágenes que salieron. Todo se veía realmente mal y pensamos que había mucha destrucción y posiblemente muchas muertes.
Muchos australianos vienen a México o conocen a gente de aquí y están muy preocupados sobre lo que ocurre aquí. Es la razón por la que venimos.

-       ¿Cuál fue la perspectiva o visión que tuviste al llegar aquí?

-       Me sorprendió el esfuerzo y la ayuda de la comunidad mexicana. Me impacto el daño, nunca había visto edificios tan grandes destruidos. Ayer fuimos a Jojutla en Morelos, y la destrucción ahí es increíble; nunca había visto algo como eso. Tantas casas derrumbadas y tantas personas sin saber que hacer.

-       ¿Ya han transmitido algo fuera, a Washington, Australia o a alguna parte del mundo?

-       Si, justo ayer pasamos la historia sobre Jojutla, dónde entrevistamos a un hombre cuya casa había sido destruida y el se quedaba en albergues. Lo filmamos yendo a su casa, la destrucción, a los militares y realmente fue una historia sobre lo que estaba pasando ahí ayer.
Y anteayer mandamos una historia de los edificios colapsados, sobre la escuela (Rébsamen). Entrevistamos a algunos de los rescatistas y a algunos de los voluntarios.

-       ¿Tuviste alguna retroalimentación de Estados Unidos o bien de tu país, personas que quieren ayudar o algo?

-       Si, en mis redes sociales mucha gente ha comentado en las fotos: “Es tan triste, mi corazón late por las personas de México”, muchas personas preocupadas, porque realmente todo luce mal. Así que la gente ha sido muy empática y el ministro de Australia dijo que mandara dinero al país para ayudar.

-       Gracias, y gracias por ayudar y mandar toda la ayuda posible.

-       Gracias a ti.

QUINTA ETAPA
1:20 p.m. Frente a las carpas de la familias que esperan con ansias alguna noticia de sus familiares, voluntarios de la facultad de psicología del IPN trabajan y ayudan con apoyo psicológico al lado de la UNAM y la UVM. Como es el caso de Roberto Ariza, egresado del CICS UST del Instituto Politécnico Nacional.


SEXTA ETAPA
1:50 p.m. Mi corazón sintió por segundos alegría, encontré a conocidos, a la segunda familia que me ha acogido por muchos años, personas pertenecientes a Familia Misionera. Organización que se encarga de ayudar a diversas comunidades en el país y que en esta ocasión presenta un tipo de ayuda diferente, la espiritual.

Fotografía por Fernanda Monsiváis.


Jóvenes de preparatoria y universidad con playeras de Familia Misionera, se encargan de sacarle plática a las familias de afectados para distraerlos un rato. Y así mismo llevan a sacerdotes que apoyan a las familias en espera si es lo que desean para platicar, o bien para oficiar una misa en plena avenida cerrada para quienes sean creyentes y se estén agarrando de su fe para salir adelante. 

Una de las tías de un joven que estaba aún atrapado entre escombros, agarró una de las imágenes que los chavos le dieron, rezó fervientemente durante la misa y mostró su fe con palabras que nunca se irán de mi mente, “si Dios trajo al padre a nosotros, yo sé que después de esto, lo voy a encontrar, él va a estar vivo”.

Me dí cuenta que la ayuda se presenta de diversas formas, física como la que dan los brigadistas (tanto mexicanos como de otros países), en especie con donaciones, o bien espiritual sin importar de dónde seamos o nuestras creencias. Todos necesitamos de ese pedacito de paz, y todos somos iguales, todos somos mexicanos.

Fotografía por Fernanda Monsiváis.


SÉPTIMA ETAPA
Regresamos al hoy, miércoles 27,  7:20 p.m. Cada imagen que viví y sentí regreso a mí. El corazón aún pesa, pero este país que tanto he aprendido a amar me esta demostrando que somos fuertes y que juntos lo podemos todo.

Esta situación que vivimos los mexicanos nos ha enseñado de diversas formas. A ver por el de junto y no pasarnos de largo, ser amables y aunque sea brindar una sonrisa; ya que no sabemos el bien que ese simple gesto le este haciendo a alguien más.



A los jóvenes nos dejó ver el México del que nuestros papas hablaban. El país solidario, unido y fuerte. Entendimos que significa vivir una destrucción de tal magnitud, sentimos que no es justo que existan personas que pasen dos veces por lo mismo y que tanto dolor regrese a ellos una vez más.

Todas y cada una de las etapas que trate de ilustrar tienen una cosa en común, amor, fuerza y solidaridad.

Muchos no entendemos como la vida cotidiana puede seguir, cuando todavía hay mucho que hacer. Y ese es el trabajo pesado que a nosotros los jóvenes y a todos los mexicanos nos toca tomar en brazos, levantar a México, no soltarlo y darle todo.


-->
#FUERZAMÉXICO

4 comentarios:

Post Top Ad

Responsive Ads Here