El alcohol no es tan divertido


El alcohol no es tan divertido
Alan Ilitzky Rabinovitz
Alumno de Practicum 1

Cuando uno piensa de los problemas en México, de inmediato viene a la mente; pobreza, seguridad y narcotráfico.  Sin duda alguna esas tres problemáticas acarrean con el prestigio de este hermoso país, sin embargo, son muchos otros los que afectan a la sociedad mexicana, siendo el alcoholismo de las más perjudiciales.

El pueblo mexicano es reconocido por ser alegre y lleno de júbilo.  La percepción que se tiene desde afuera es que a los mexicanos nos encanta la fiesta y la buena vida.  Quizás tengan razón, pero ese exceso de vivacidad tiene sus consecuencias.  Lamentablemente México es uno de los países con mayor índice de adicción al alcohol.  Según La Organización Mundial de la Salud (OMS), México es el país en América Latina con los niveles más altos de consume de alcohol y otras drogas.  México ocupa el lugar número once en la escala mundial, en cuanto a consumo de alcohol en mayores de 18 años, y la situación es grave porque el 26.6% de la población que bebe ocasionalmente, lo hace en grandes cantidades, de cinco a 24 copas.


Las causas de este problema que cada vez va incrementando pueden ser muchas.  Escusas no sobran para justificar esta estadística tan desagradable, lo que es inevitable es que el abuso de consumo de alcohol debe de parar YA!

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) presentó el estudio “Patrones de Consumo de Alcohol en México” teniendo resultados poco favorecedores y a la vez muy preocupantes.  Según la investigación: En México, 46% de la población ha consumido alcohol y según las personas consultadas se iniciaron después de cumplir la mayoría de edad; sin embargo, la percepción ciudadana es que el problema comienza a los 14 años de edad.  El hecho de que desde tan corta edad, los jóvenes ciudadanos ya estén consumiendo el alcohol, provee un futuro poco prometedor.

La investigación también concluye que los hombres mexicanos cuando beben consumen casi 8.4 litros anuales; mientras que las mujeres, 1.4 litros. El consumo de alcohol, entre personas del sexo masculino, es 6 veces mayor que las mujeres, principalmente entre los 25 y 34 años de edad La cantidad consumida por los hombres llama la atención, siendo una cantidad exageradamente alta. 
Siete de cada 10 hombres han consumido alcohol a lo largo de su vida, una cifra considerablemente alta y que habla muy mal de la cultura mexicana. Aunque existe una diferencia abismal entre el consumo de hombres y mujeres, llama la atención que con el paso de los años, las mujeres mexicanas cada vez aumentan su consumo.

El INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) realizo una investigación a finales del año pasado.  El enfoque de la averiguación se baso más que nada en el post- consumo.  Lamentablemente son muchos los problemas que se derivan del alcoholismo; enfermedades y muertes siendo las más sobresalientes.


El 38 % en casos sobre lesiones, particularmente entre jóvenes de 15 y 25 años de edad, los accidentes ocupan la primera causa de mortalidad y esto gracias al alcohol. - 49 % de los suicidios. El 38 % de los homicidios en el país son cometidos por estar bajo los efectos del alcohol y lamentablemente el 49% de los suicidios ocurren mientras uno se encuentra alcoholizado.  Son demasiadas perdidas de vida que se generan en parte gracias a un consumo excesivo de alcohol. Esta sustancia modifica el comportamiento humano, implicando un riesgo a la vida de cualquier ser humano.

El cuerpo es el más perjudicado al momento de consumir alcohol.  En México muere cada 40 minutos, al menos una persona por padecimientos hepáticos directamente asociados al consumo de alcohol; en promedio, la mortandad es de 13,164 casos anuales.
Los estudios revelaron que en cuanto a las enfermedades del hígado la cifra se ubicó en 32,453 decesos.  La edad promedio de aquellas personas que fallecen por enfermedades del hígado es de 59.2

Cabe destacar que más del 60% de los divorcios están asociados con el alcohol.

Lo peor de todo es que este exceso de consumo dentro de la sociedad mexicana deriva  problemas graves de índole social y del desarrollo, en particular la violencia, el descuido y maltrato de menores y el ausentismo laboral.

¿Qué medidas se deben de tomar para acabar con este problema?  El gobierno federal tiene distintas herramientas o tratamientos para terminar con la dependencia al alcohol.  Alguna de estas medias son; políticas y medidas contra la conducción bajo los efectos del alcohol, capacitación y formación de recursos humanos, regulación de la publicidad de bebidas alcohólicas, regulación de la disponibilidad de alcohol, políticas de precios.


Se necesitan de nuevas reformas, una mejor educación y crear conciencia dentro de la sociedad para de esa manera mejorar la calidad de vida y tener un porvenir alentador para las futuras generaciones.


1 comentario:

  1. Me parece que este artículo nos deja mucho en que pensar, ya que el alcohol puede acabar con tu vida en un segundo.
    El alcohol es un problema en México sobre todo en los jóvenes desde los 15 hasta los 25 años.


    Sofía López Navarro

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.