¡Qué Bávaros!






  • Götze marco el 1-0 al minuto 113


  •  Klose terminó como el máximo goleador de la historia de esta competición con 16 tantos




Por: Julio César Montoya
Alumno de Comunicación

Alemania y Argentina disputaron la final de la Copa del Mundo en el estadio Maracaná en Rio de Janeiro,  luego del tiempo reglamentario y 20 minutos del tiempo extra,  Alemania anotó el único gol del partido para alzarse con el triunfo.

Argentina buscó de la mano de Lionel Messi el campeonato, pero se les fue negado debido al gran despliegue futbolístico que mostro el cuadro teutón.


El sello Messi
 Los alemanes se vieron abrumados por los argentinos en los primeros minutos del encuentro pero rápidamente la bien afinada ingeniería alemana se vio reflejada al recuperar la posesión del balón. Alemania jugo a su manera, con pases cortos, orden en el sector defensivo y sobretodo peligrosidad.

Argentina al ataque





Por su parte los argentinos salieron en busca de una genialidad de Lionel Messi la cual los pusiera en ventaja pero para desgracia de ellos el “10” no se hizo presente en la final. Los argentinos tuvieron varias opciones de gol que fueron ejecutadas de manera incorrecta, como un mano a mano de Gonzalo Higuaín o el mano a mano de Rodrigo Palacios, bien dice el dicho “Gol fallado, gol en contra”. 




La insistencia alemana se hacia presente en el estadio Maracaná y Toni Kroos era el causante de ello ya que en dos ocasiones el mediocampista alemán erro sus disparos. Muchísimo orden fue mostrado por los alemanes quienes en todo momento buscaron de manera sistemática el gol que los pusiera adelante.


Un dubitativo Messi
 Falta de imaginación fue lo que reflejo la albiceleste, siendo en gran parte culpa de Lionel Messi quién por grandes lapsos del encuentro se le observó caminando y sin intención de ayudar a su equipo; Argentina mantuvo el 0-0 durante 112 minutos gracias a la gran actuación de Sergio Romero quien tuvo un gran mundial y también gracias a la sublime actuación de Javier Macherano a quien le apodan “el jefecito” pero que durante el mundial mostro que es “el jefazo”. 


Super Mario



Fue hasta el minuto 113 cuando Mario Götze marcó un memorable golazo, la jugada se derivó de un centro de André Schürrle que fue controlado con el pecho por Mario Götze quién después logro empujar la pelota y dejar a Sergio Romero como otro espectador de su auténtico golazo, poniendo así el marcador final de 1-0 a favor de Alemania.






EL gol de la victoria




De esta manera los sueños de millones de argentinos se desvanecieron mientras que en el otro lado de la moneda millones de teutones festejaron el gol que consumó su tetracampeonato, terminando así con la famosa maldición de “América para los americanos”.







Sin duda quién ganó el pasado domingo fue el fútbol ya que una vez más se demostró que la continuidad en el banco técnico, la posesión de la pelota y la perseverancia son las claves para que un equipo logre coronarse como campeón.

Enhorabuena Alemania




No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.