El fin de una era

Por Jorge Herrera Méndez | @yorch_herrera
PRACTICUM 1


La lucha libre ha visto partir al mejor luchador de todos los tiempos por encima de luchadores como Hulk Hogan, The Rock, Steven Austin, Brett Hart, Shawn Michaels, Rick Flair entre otros. The Undertaker se ha retirado a la edad de 52 años en el magno evento del año, Wrestlemania 33.

Nadie puede presumir lo que ha hecho “El Enterrador” a lo largo de su carrera, luchando 27 años para la WWE. Sus logros van más allá de lo que uno puede imaginar, por lo que se ha convertido en un luchador legendario.


Mark Calaway mejor conocido como The Deadman fue un luchador único donde destacó por su personalidad, originalidad, juegos mentales, técnica envidiable y su amor a la lucha libre. Siempre amado por los aficionados del ring, se ganó la admiración de muchos por sus ganas de trascender y demostrar a la gente que la lucha libre no es sólo entretenimiento sino un deporte serio donde la técnica y los movimientos son importantes para ganarse al público.

Nadie le llega a los talones porque puede presumir que mantuvo el invicto en 21 apariciones en el mejor evento de la lucha libre, la Wrestlemania. Llegó a retirar a un mítico luchador como Shawn Michaels “El chico rompecorazones”, ganó campeonatos a Dave Batista y Edge. A Triple H lo derrotó dos veces consecutivas aún sin reglas. Fueron batallas épicas donde más de un aficionado recordará cada detalle de esa pelea.

Sus logros fueron: 
  • Campeonato de la WWE  (4 veces)
  • Campeonato mundial de peso pesado  (3 veces)
  • Campeonato mundial de parejas WWE (6 veces) — con Steve Austin (1), The Big Show (2), The Rock (1) y Kane (2)
  • Royal Rumble (2007)
  • La racha invicta más larga de Wrestlemania (21-0 hasta Wrestlemania XXX)
  • Luchador número 1 en la lista de Pro Wrestling Ilustrated del 2002

Todos le rendirán tributo por sus increíbles entradas que ponían a temblar a cualquier persona recordándoles los seres de ultratumba. Sus juegos mentales contra sus rivales eran una maravilla porque los asustaba y no podían creer su fuerza sobrenatural. Sabía combinar su altura con su técnica lo que lo hacía un luchador único. Pero lo van a recordar más por su amor a la lucha libre. A pesar de sus lesiones y su vida personal, amaba luchar, estar en el cuadrilátero haciendo lo que le gusta, sorprender a los aficionados lanzando a luchadores desde arriba de una jaula y ser un gran profesional. 




La edad no perdona y su desgaste físico fue evidente en su última lucha contra Roman Reigns. Varios movimientos finales de parte de Reigns a Undertaker hicieron que fuera derrotado sin importar el esfuerzo de no querer rendirse. El final de una era pero el inicio de una leyenda.


No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.