Expo Monstruosísmos. Museo de Arte Moderno

Julio Ruelas, Autorretrato (La crítica), sf. Tinta sobre papel. Museo de Arte Moderno INBA.

Por Eduardo Romero Torres
Alumno de Prácticum I

“Lo monstruoso comienza al cruzar un límite. Se trata de lo que está afuera: expulsado, descoyuntado, deforme, anómalo. Más allá de los umbrales, y también en la intersección de ellos, el monstruo señala nuevas formas de realidad”    Daniela Tarazona. Curadora invitada

Arturo Ramírez Juárez, Las tentaciones, 1984. Tinta sobre papel. Coordinación de Literatura INBA.
Como una experiencia insólita, el Museo de Arte Moderno en conjunto con el Museo Mural Diego Rivera presenta la exposición Monstruosísmos, una reunión de figuras descompuestas, desviadas e extrañas que van más allá de la realidad conocida. La singular muestra estará abierta al público hasta el 16 de abril de 2017.   


Por el pasillo único de la sala el espectador podrá vislumbrar imágenes, cuadros, fotografías e instalaciones con cuerpos excéntricos y terroríficos. La intención de la muestra no es levantar un tratado de teratología, sino el de ofrecer un paseo por los avatares de lo monstruoso en el arte.     

Germán Venegas, Anhelo y penitencia, 1985. Óleo y relieve de madera sobre tela. Museo de Arte Moderno INBA.
¿Cuándo aparecieron los primeros monstruos en la pintura y la literatura? Preguntó el Museo de Arte Moderno a Daniela Tarazona. Ella respondió:
“Difícil rastrearlo, dada la vastedad de este concepto indisociable de la mitología y la ficción, y posteriormente de la iconografía satánica en el medioevo. Desde la Grecia antigua, el arte occidental se ha poblado de criaturas escalofriantes, destinadas a recordarnos que el mal no es un atributo ajeno a las contradicciones de la naturaleza humana y de la civilización; hoy, bajo el efecto del cine clasificación A, dragones y bestias peludas ya no inspiran el miedo y la repugnancia que suscitaban antaño, despojados de sus connotaciones sobrenaturales e inmorales en la sociedad laica”.


Metamorfosis: el animal y yo
“Toda deformidad en anunciada por un animal. Un bicho punza con un aguijón la frente de un hombre, otro quizás haga una revelación. Hay un pleito de perros. Aparecen seres duales, híbridos: la cabra serpiente, un gato-pájaro en rojo o los gemelos, animales consumados cuyas intersecciones revelan especio nuevos de significación. Lo monstruoso desdibuja lo que se lee en los cuerpos”.

Artemio Sepúlveda, Tremendismo, 1966. Óleo sobre tela. Museo de Arte Moderno INBA.

Ante la mirada curiosa de hombres, mujeres y niños se muestra lo fantasmagórico y lo deforme. Lo feo y lo agresivo. Arte que revela los verdaderos monstruos que dominan los confines mentales del artista creador.

Edouard Duval Carrie, Portrait du Centaure, 1994. Gouache y collage sobre papel. Museo de Arte Moderno INBA.
No te olvides de visitar esta magnífica exposición en donde podrás conocer la otra cara del arte bello conocido: criaturas fantasmagóricas que aguardan en la oscuridad. 




No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.