La La Land: un nuevo clásico


Por: María José Serrano/@serranomajoo/mjserranoblog.com


El pasado viernes 20 de enero se preestrenó la aclamada película La La Land, en México. La película ganadora de siete Globos de Oro, se perfila como una de las favoritas a los Óscares, y no es difícil comprender por qué.

La comedia musical, escrita y dirigida por Damien Chazelle, logra una conexión con todo tipo de público gracias a la simplicidad de la historia. La La Land se sitúa en Los Ángeles, California. Todo comienza cuando Mia, interpretada por Emma Stone, y Sebastian, personificado por Ryan Gosling; se mudan a Los Ángeles para cumplir sus sueños: ella busca ser una reconocida actriz y escribir sus propias obras de teatro, y Sebastian desea abrir su propio lugar de jazz. Después de algunos encuentros inesperados, Mia y Sebastian se enamoran y comienzan una vida juntos sin dejar de luchar por sus respectivos sueños.

La actuación de Emma y Ryan dejan sorprendida la audiencia, la química de los dos actores es impresionante, tal como si estuviesen destinados a actuar juntos para toda la vida. La falta de voces espectaculares y melódicas en los protagonistas, no influye en lo absoluto en el encanto del musical; y cabe reconocer que no lo hacen nada mal a pesar de no ser cantantes profesionales. Lo mismo sucede con los pasos de baile, Emma y Ryan hacen un gran papel a la hora de bailar, que hasta se nos olvida por completo que no son expertos.

Es de reconocer al gran compositor que creó la música de la película, y que cautiva a cualquiera. Justin Hurwitz, quien también compuso la música de la aclamada película Whiplash, hace un excelente trabajo con el soundtrack y te hace cantar y bailar desde la primera canción. Es un soundtrack lleno de sentimiento y pasión que vale la pena escuchar.   

A pesar de que hay algunas escenas lentas, el color de la película te mantiene atento. Cada escena se ve acompañada de algún número musical o una espectacular canción de fondo. La comedia es una película romántica de las que ya no se veían en el cine, de esas que tanto añoramos. Nos hace recordar lo bonito que es el amor y lo maravillosa que es la vida; es de esas películas que se disfrutan ver una y otra vez. Es como un filme clásico, la única diferencia es que es actual.

El inesperado final, el cual no voy a contar, me recordó un poco a la película Pide al Tiempo que Vuelva, de Jeannot Szwarc. Aquellos románticos, fanáticos de esa película, no me dejarán mentir que incluso hasta la canción principal es parecida. La diferencia aquí es que La La Land es una película alegre, divertida y genuina, mientras Pide al Tiempo que Vuelva es nostálgica y triste.

La exitosa comedia musical abre el espacio para reflexionar acerca de los sueños y de las miles de posibilidades que existen en esta vida. La La Land deja una enseñanza para cada tipo de público que la mira. Nos enseña a que debemos de perseguir nuestros sueños y hacer lo que nos apasiona. Que existen sacrificios que debemos de hacer para poder lograr lo que nos proponemos y que quizá tenemos que renunciar a cosas muy valiosas por hacer lo que sentimos correcto. Nos enseña que hay veces que tenemos que poner nuestros sueños por delante de todo lo demás, porque sabemos que en el fondo, eso nos hará felices.


Entre bailes y canciones, La La Land nos incita a cumplir nuestros objetivos y nunca dejar de soñar. Que hay que confiar en nosotros mismos porque el éxito y la felicidad, algún día llegarán.


Imágenes de:
https://www.yahoo.com/movies/la-la-land-wows-toronto-is-this-the-most-raved-about-movie-of-the-year-so-far-125312858.html
http://www.lashorasperdidas.com/index.php/2017/01/14/la-la-land/
http://www.filmaffinity.com/es/film689956.html

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.